noviembre 13, 2014 | By: Acuarelagris♡

FanFic: Arumi; Capitulo 1



Capitulo uno.
La soledad de Tom.
Todos en algunos momentos nos sentimos solos, yo toda la vida me he sentido solo y también lo he estado. De no ser por Bill y los chicos seria la persona más sola. Desde que Bill se casó y se fue a vivir con su esposa a una casa más grande; Gustav se había tomado unas vacaciones con su novia y Georg unas vacaciones familiares. Yo me pasaba de pub en pub o iba a visitar a mi hermano y a mi cuñada pero era un poco incómodo verlos demostrarse su cariño.
Mire a mi lado y a mi lado dormía una rubia de senos enormes, curvas peligrosas y una experta en la cama.
—Oye—La moví un poco—Despierta—ella se revolvió bajo las sabanas—despierta.
— ¿Que pasa guapo?
—Es hora de que te vayas—me miro confundida—Ya vete.
— ¿Es una broma? Son las 3:00 am
—Si pues ya es muy tarde, lárgate.
—Eres un imbécil
La chica cuyo nombre estaba seguro que era Cecilia o algo parecido, comenzó a buscar su ropa y se vistió me miro enfadada y al salir de mi departamento azoto la puerta. En cambio yo me dirigí a el baño y me sumergí en la tina por más o menos una hora, pensando en cada una de las chicas con las que había estado ante. Y en que ninguna me había amado o querido un poco, eran como yo solo había sido por sexo y las que me buscaron yo las había rechazado. Estaba solo y yo era el culpable de mi soledad.
Necesitaba sentir amor, sentirme amado. Llega un momento en que la soledad no basta y pesa demasiado. Renunciar a la soledad tal vez podría ser el acto más cobarde o tal vez el más valiente de mi vida.
—Necesito casarme
Bill me observo sorprendido y adormilado.
— ¿Tom no crees que es muy temprano?
—Si pero esto es importante.
— ¿Escuche bien?—Zoile apareció en la sala.
—Hola Zoile.
—Hola Tom. Ahora porque no nos cuentas acerca de esa decisión tan inesperada.
—Necesito ayuda, necesito que me presenten a alguien.
— ¿Porque te quieres casar?
—Solo necesito casarme.
—¿Estás seguro?
Asentí y Zoile camino hacia el buro y agarro el portarretrato que estaba ahí, y regreso a sentarse. Me dio la foto y en ella me sonreían dos chica, una vestida de novia que sabia era Zoile y a su lado había una niña de unos Dieciséis o tal vez dieciocho años, sus ojos eran color avellana y su cabello era muy largo y café. Me pareció verla en la boda de ambos, creo que era su prima.
— ¿Y qué te parece Arumi?
—Es bonita—la observe— ¿pero tú me estás diciendo que?
—Si así es.
—Pero es una niña.
—Una niña que no quiere vivir más con su padre y la esposa de su padre. Y necesita casarse o huir.
— ¿Y crees que ella quiera casarse conmigo?
—Espérala hoy a las 2:00pm en la cafetería del centro comercial.
— ¿Estas segura?
—Si Tom, yo lo arreglo todo. Ahora si quieres puedes quedarte a dormir en el cuarto de visita.
—No gracias me voy. Y muchas gracias Zoile.
A las dos de la tarde ya estaba ahí ansioso por ver a Arumi, me había parecido verla bailar con Gustav en la boda de mi hermano, ella había sido la dama de honor y por lo que sabía no tenía más de dieciséis años. Debía de estar demasiado loco para aceptar aquello. Suspire y examine a cada chica que entraba a la cafetería. Pero ninguna se acercaba a mí.
—Hola—una suave he infantil voz me tomo por sorpresa.
Ahí estaba ella examinándome con sus ojos color avellana, llevaba puesto una camisa de Nirvana, unos Jeens y un converse, su cabello lucia desordenado pero aquello lo hacía lucir perfecto. Se veía muy diferente que en la foto en donde lucia muy elegante.
— ¿Arumi?
— ¿Decepcionado?
—Por supuesto que no—me levante y le ofrecí un asiento, y es que yo no era caballeroso pero ella se merecía toda la caballerosidad del mundo.
—Gracias—Sonrió—Mi prima me dijo que estarías aquí.
—Eres hermosa
—Gracias—dijo avergonzada mientras ordenaba un jugo de naranja y un club sándwich
— ¿Entonces serás mi novia?
—Al parecer sí.
— ¿Cómo te gustaría que sea nuestra boda?—era mejor ir directo a la situación y  darle seguimiento
—Como tú prefieras Tom.
— ¿Porque una niña de dieciséis años quiere casarse?
— ¿Porque te quieres casar tú?
Permanecimos en silencio y ambos sonreímos.
—Mañana te llevare a conocer a mi madre. Y a informarle que nos casamos dentro de una o dos semanas.
—De acuerdo pero creo que ay unos asuntos legales que tienen que ver con mi padre y contigo ya que soy menor de edad.
—Oh si es verdad prepara a tu padre.
Estuvimos platicando alrededor de una hora o tal vez una hora y media, no me di cuenta que el tiempo paso muy rápido.
Arumi me conto que tenía dieciséis años y que cumplía años el 4 de octubre, me conto que le gustaba mucho dibujar y la música clásica, aparte de rock de los setenta como Pink Floyd, the doors y algo más fuerte como el hardcore de estos tiempos. Arumi era diferente a las chicas que frecuentaba.
— ¿Entonces se van a casar?—mi madre nos observó y luego empezó a reír— Tu broma hubiera sido buena, pero yo soy tu madre y te conozco Tom.
—No es una broma, es enserio—mire a Arumi y ella solo alzo su mano izquierda en donde brillaba un bonito anillo de compromiso.
—Vamos Tom tu broma no funciona
—Oh bueno no me interesa, me caso en una semana—agarre la mano de Arumi para irnos de ahí
—No. ¡Espera!—ambos permanecimos quietos—Si te vas a casar. Deja que yo organice tu boda.
—Arumi—mire a verla y ella apretó levemente mi mano—¿Esta bien si mi mamá te ayuda a preparar la boda?
—Pensé que sería una boda muy íntima.
—Lo será, pero debes de ponerte un vestido y debe de haber un pastel y uno no se casa todos los días—Arumi me observo abrumada sin saber que contestar.
—Bueno si, eso se oye bien pero que no sea muy exagerado.
—No te preocupes acariño, hare algunas citas para comprarte un vestido hermoso.
Arumi volvió a verme le sonreí para tranquilizarla, mi madre solía exagerar con ese tipo de cosas pero ella había accedido y ya no había vuelta atrás.
— ¿Ella si lo hará en grande cierto?
—Conociendo a mi madre es capaz de casarnos como si fuéramos los reyes de Inglaterra. —una risita se escapó de sus labios y yo solo sonreí— ¿Te llevo a tu casa?
—En realidad yo preferiría ir a otro lado, con mi prima o no sé.
—Pero Arumi es muy tarde. —Permanecimos en silencio. — ¿Te gustaría dormir en mi departamento?
Ella solo asintió y conduje en silencio. Arumi era muy callada, casi no hablaba y cuando hablaba decía cosas extrañas o que yo no entendía. Pero aun así ella era hermosa y su compañía era agradable como su presencia
Pasaron dos semanas y ella había hablado con su padre y con su hermano, yo igual ya me había reunido con ambos. Su hermano que tenía la misma edad que yo se opuso rotundamente y a su padre pareció impórtale un bledo.
— ¿Te quedas esta noche a dormir conmigo?
—Sí, hoy si traje mi pijama.
Arumi ya vivía mas en mi casa que en la de ella casi todas las noches se quedaba a dormir a mi lado yo solo escuchaba como su corazón latía y como respiraba debajo de las sabanas tibias podía sentir sus pies fríos.
—Mañana iré con tu madre a ver lo de mi vestido.
— ¿De verdad quieres un vestido enorme?
—No precisamente pero a ella le emociona.
— ¿Y a ti te emociona?
—Creo que sí.
— ¿Crees?
— ¿Porque haces muchas preguntas?
—Solo quería saber si tú te sientes bien con todo esto.
Permaneció en silencio y me miro después de un rato. Solo sonrió y asintió.
—Tengo sueño.
—Sera mejor que te acuestes a dormir mañana te espera un día muy cansado.
— ¿Aun no te dormirás?

—Te alcanzo en un rato.