noviembre 13, 2014 | By: Acuarelagris♡

FanFic: Arumi; Capitulo 4


Capítulo 4
La luna de miel
Tom
Observe a toda la recepción social que mi madre había preparado, era el primer segundo que nos dejaban tranquilos y estaba mareado por tanto flash no recuerdo cuantas fotos nos habían sacado a mí y a Arumi. ¡Joder! Era peor que en las giras. Gustav y Georg habían regresado de sus respectivas vacaciones solo para ser mis padrinos de bosa y acompañarme, incluso Andreas había estado ahí.
— ¿Donde esta Arumi?
—Despidiéndose de su padre—George me la señalo con la mirada
—No pensé que te casarías algún día Tom—Gustav aún estaba sorprendido.
—Les dije que Tom igual tenia corazón—Bill me dio una palmada en la espalda
—Y menos con Arumi
—Pues las cosas se dieron y resulto.
— ¿Pero porque la prisa Tom? No será que—Georg dibujo una panza en el aire—la embarazaste.
—No Arumi es especial. Y si me case es porque la amo.
—Pues tu boda es un éxito hermano—Georg igual palmeo mi espalda—Una novia bonita todos se divierten y ay buena música.
—Si mi madre lo organizo con Arumi. Y si me disculpan aun no le eh agradecido a mi madre.
Y camine hasta donde estaba mi mamá platicando con sus amigas.
—Mamá, ¿Podemos hablar?
—Disculpen, vuelvo de inmediato. —nos apartamos del lugar.
— ¿Arreglaste lo del viaje?
—Si ya está Tom
—Enserio te lo agradezco mamá—mi mamá me abrazo muy fuerte algunas lágrimas se le escaparon— ¿Mamá que pasa?
—Ay mi Tom yo pensé que nunca te casarías y hoy estas aquí casado, bajo sospechosas situaciones pero estas casado mi pequeño.
—Simone no hagas eso.
—Lo siento mi amor—me dio un beso en la mejilla—Sera mejor que le avises a Arumi para que lleguen a tiempo al aeropuerto.
—Claro.
La busque con la mirada y ella estaba ahí probando una rebana de pastel, y parecía como si se escondiera.
—Arumi—ella miro a verme y sonrió.
—Hola Tom
—Necesito que te cambies por algo más cómodo
— ¿Porque? o más bien ¿cómo qué?
—Algo para un viaje en avión.
— ¿Vamos a salir del país o de la ciudad? ¿A dónde iremos Tom?
—Antes de que lo preguntes tu equipaje ya está hecho y arriba encontraras ropa para ponerte y el destino es una sorpresa.
—De acuerdo Tom
Arumi entro a la casa y yo me reuní muévete con los chicos. En la fiesta ya solo quedaban los amigos más cercanos y la familia. Y al final dimos las gracias a los invitados y nos despedimos de mi madre. Moría de ganas de estar a solas con Arumi.
— ¿Me dirás a dónde iremos?
—Mi madre piensa que tendremos vida marital y caso, casi me obligo a ir de luna de miel, me estaba preguntando que país te gustaría y tú eres una gran artista así que decidí ir a parís.
— ¿Enserio?
—Si—Arumi estaba sorprendida y muy entusiasmada.
—Tom eso es fascinante.
—Sabía que te gustaría cariño
Solo sonrió, estaba emocionada y no podía esconder su felicidad.
Yo solo observaba sus ansias por subir al avión, se había puesto un vestido muy bonito y un sweater encima, había frio ya que era 16 de diciembre. Y el viaje no sería muy largo pero ella y yo pasaríamos solos navidad y año nuevo.
—Tom, no lo puedo creer.
—Pues ya créelo
Me para justo detrás de ella y rodee su cintura sentí cuando se estremeció y bese su larga cabellera castaña que siempre olía a fresas.
—Es que es fascinante Tom—Se giró para quedar de frente y besarme.
Amaba cuando ella me besaba así de la nada sin esperarlo, y amaba aún más cuando ella alargaba el beso jugueteando con mi lengua. Aunque casi siempre después de besarnos ella se ponía más roja que un tomate y escondía su rostro en mi pecho o miraba a ver a otro lado. Esta vez lo que detuvo el beso fue que anunciaron el vuelo y tuvimos que formarnos para abordar el avión.
Y como dije no fue un vuelo largo, un par de horas hasta parís Francia. Llegamos al hotel a las dos de la madrugada.
—Hola—me acerque a la recepción—Tengo una reservación
— ¿A nombre de quién?
—Tom Kaulitz
La recepcionista busco en el ordenador.
—Es una habitación matrimonial de recién casado.
—Así es. —cuando terminamos de registrar nuestra entrada la recepcionista hablo a un empleado
—Le recuerdo que estamos para servirle, usted puede comunicarse a recepción las veinticuatro horas del día Philip, acompaña a la señora y el señor Kaulitz a su habitación.
Le ofrecí mi brazo a Arumi y ella entrelazo el suyo al mío y caminamos hasta el ascensor. Piso uno, dos, tres... Arumi estaba muerta de sueño.
—Muchas Gracias—Me dijo Philip—estoy para servirle—cuando le di una buena propina.
—Arumi estaba de pie en la pequeña sala, observando el lugar.
— ¿Te dormirás ya?
—Tengo sueño Tom
Caminamos hacia la habitación en donde la cama estaba adornada con dos cisnes que tenían pétalos de rosas y algunos chocolates. Arumi sonrió y busco en el equipaje un pijama. Entro al baño y cuando se sentó en la cama observo hacia la ventana nuestra habitación tenia vista a la torre fiel y Arumi parecía encantada.
—Hermoso
—No tanto como tu nena
Los pies de Arumi estaban fríos bajo las sábanas blancas y su corazón latía a mil por hora. La abrase dudando y pensé que me rechazaría pero no dijo nada. Solo se giró para quedar frente a frente y se acurruco en mi pecho, no tardo mucho hasta que se durmió profundamente. Yo en cambio la observe dormir, su cuerpo estaba tibio y su piel olía a frambuesas y era suave. En ese momento deseaba desnudarla y besar cada centímetro de ella. Escucharla gemir y hacerle el amor toda la noche y las veces que pudiera. Quería hacerla total y únicamente mía.
Pero no sabía con exactitud que sentía por mí solo que le gustaba pero ese era un buen comienzo.
Aquella noche me conforme con besar sus labios y abrazarla mientras dormía, eso significaba que era cada vez más mía que el día anterior.
—Buenos días Tom
—Bu-buenos días Arumi.
Aun la tenía abrazado ella había rodeado mi cuello con sus manos y acaricia mi nuca. Sea ojos avallaba tenían un brillo hermosamente diferente.
— ¿Quieres seguir durmiendo?
— ¿Tú quieres?
—No Tom quiero salir y con ser más parís.
—Solo cinco minutos más
—No seas flojo Tom
Beso mis labios y nuevamente fui suyo, amaba esa manera en la cual me besaba, empezando con ternura y luego dándome suaves mordiscos en mis labios, respiraba con dificultad cada que me besaba me robaba el aliento y cada que me besaba yo enredaba mis dedos en su cabello.
—Qué forma tan bonita de despertar Arumi.
— ¿Que haremos hoy?
—Lo que tú quieras, podríamos ir a ver la torre fiel o salir a dar un paseo o lo que tú quieras.
—Lo que más quiero es pintarte
— ¿Enserio?—sonreí ante su confesión. Aquello me parecía perfecto. —Pero para eso necesitas materiales como lienzos, o lápices que se yo.
—Oh es verdad. Mejor vamos a dar un paseo para conocer la ciudad.
Se levantó de la cama y se dirigió al baño. Yo solo me quede observando su perfecta silueta entrar al baño. Coloque ambas manos bajo mi cabeza y sonreí para mí mismo.
—Tom ¿Qué esperas?
—Vamos nena yo no tardó mucho en elegir mi ropa. Te vez preciosa con lo que te pongas.
—Pero es que nada me queda Tom
——Claro que si todo te queda perfecto
Me levante de la cama y me dirigí al baño como bien le había dicho a Arumi no tarde tanto como ella. Que al final se quedó con la ropa que se había probado de primero.
Fuimos a desayunar a una cafetería que no estaba muy lejos del hotel a pesar de ser una cafetería ere elegante como se suponía que debía de ser en parís.
Después nos sentamos en la banca de un parque, que era muy bonito y tranquilo y platicábamos de algunas cosas que nos hacían sentir bien. Yo le dije muchas veces que se veía hermosa y ella solo cambio la conversación. No podía dejar de mirar sus labios que se veían tan hermosos. Y en mi cabeza había grabado cada uno de los gestos que ella hacia cuando hablaba. Me sentía muy bien con ella.
—Tom. Tom—Arumi me sacudió levemente para regresar a la realidad— ¿Estas escuchándome?
—Eh...si...yo...perdón es que pensaba que. —Me miro confundida y un poco molesta—Olvídalo estaba pensando en estupideces.
Claro que querer besarla no era una estupidez y menos querer tocarla o hacerla mía, Lejos de ser un capricho era una necesidad mía por sentirla un poco más.
Esa tarde de regreso al hotel estaba un poco callada, observando la calle y como caía la tarde en la ciudad.
— ¿Quieres ir a cenar? O ¿Prefieres cenar aquí en la habitación?
—Donde tú quieras está bien Tom
—Sera aquí entonces ¿Que te gustativa cenar?
—Ya te dije que tú elijas Tom
—De acuerdo
Se dirigió al baño y ahí estuvo casi una hora, cundo salió estaba fresca y ya tenía la ropa de dormir pero no obstante no se acostó, salió y se sentó en una de las sillas de la terraza. Yo espere el servicio al cuarto, para reunirme con ella.
—Arumi—Acupe una de las sillas a lado de ella y permanecí en silencio observando la noche, preguntándome que estaría pensando Arumi— ¿En qué piensas?—Le dije al fin y es que siempre tenía esa jodida duda era muy difícil predecir lo que estaba pensando o lo que diría
—Nada en especial
—Ah—mire a verla frustrado y luego me gire en dirección a la mesilla en donde había colocado la ensalada de Arumi y mi hamburguesa
—No tengo mucha hambre—comento Arumi cuando ella hizo lo mismo
—Oh bueno por eso te pedí algo ligero
Seguía ahí mirándola en silencio muriéndome de la curiosidad por saber cuáles eran sus pensamientos. La observe con disimulo comer y observar hacia la nada. Me sorprendía mucho su silencio y esa manera de estar en silencio. Era un poco rara pero me gustaba mucho verla así.
—Iré a acostarme
Se puso de pie y camino hasta la cama y del buro saco un libro el cual se puso a hojear. Me quede más tiempo ahí hasta que la noche comenzó a enfriar más, así que fue el momento en el que decidí entrar a la habitación. Me acosté a su lado y me cubrí con una de las sabanas.
— ¿Quieres que apague la lámpara?
—Como gustes Arumi
Dejo a un lado el libro y apago la lámpara y se quedó ahí tan callada eh inmóvil que comenzaba a asustarme. Me hice al dormido y sentí cuando ella se levantó de la cama y camino hacia la terraza y observo la torre fiel. La mire y la imite con mucho cuidado camine hasta ella y rodee su cintura, aquello pareció sorprenderle.
—Tom me asustaste
—Lo siento nena—bese mu mejilla
—Es bonita ¿No crees?
—Si
Permanecimos en silencio por un rato, después las ganas de besarla me ganaron y le bese el cuello y su cabello. Sentí un suspiro muy bajito y se giró ahora para que la besara en los labios rodeo mi cuello como solía hacerlo siempre. Mis manos estaban en su cintura y pronto necesitaría más que solo besos. Fue el impulso y no sé qué paso pero todo iba bien hasta que mis manos tocaron sus pechos por debajo de su ropa. Ella se asunto mucho y me empujo, camino hasta la cama y se envolvió.
—Arumi...yo no quería—no en realidad si quería pero no quería que ella se ofendiera o lo tomara a mal—Arumi cariño—Trate de quitarle la sabana sin éxito alguno y ella se revolvió en la cama—Yo no quería que te avergonzaras es solo que me gusta besarte y tu cuerpo, me gustaría acariciarte pero no es como hacerlo. Me vuelve loco sentir tus labios y tus besos.

Su rostro se asomó de la sabana y me miro. Estaba avergonzada su cara se había tornado roja como tomate y su mirada tenía un poco de todo; ternura, cariño, confusión. ¿Amor?

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Me encanta esta fic!!
Arumi tan inocente y Tom que no se controla.. Yo quiero que esten juntos como pareja..

Siguela prontoo Dani :)

Publicar un comentario