diciembre 14, 2014 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: Arumi, Capítulo 10




Por:Arumi
Capítulo 10: Nadie esta a tu lado.

Cuando al fín me dejaron verlo; permanecí en silencio observándolo, tratando de no llorar o de contener las lágrimas pero era imposible, tan solo unos días antes, discutíamos y después de que lograba hacerme enfadar me besaba y decía que era el amor de su vida, que me veía hermosa molesta.

—Señora—una voz femenina me tomo por sorpresa

—¿Si? ¿Qué pasa?

—La hora de visita ya acabo

—Solo un minuto más—me observo y asintió

—De acuerdo

Permanecí a su lado mirándolo por unos instantes más, después agarre su mano y me sorprendió que su tacto siguiera siendo el mismo aun podía sentir su calor le di un apretón suave y deje que mi mano se llenara de ese calor que tanto que gustaba. Después le di un beso y salí de la habitación.

Nadie me dijo nada, solo me miraron preocupados.

—¿Quieres que te lleve a tu casa?

—No, yo—sentí nuevamente formarse un nudo en mi garganta—Yo estoy bien—trate de decir bien, pero la voz se me quebró en un instante

—Arumi, no es conveniente que en tu estado estés sola

—Necesito estarlo—mire a ver a Simone y luego a Bill—Bill sé que me entiendes—El asintió

—Mamá. Arumi tiene razón—trato de sonreír pero no pudo

—Está bien—dijo resignada Simone—Cuando te sientas mejor me hablas y voy a verte—asentí y camine a la salida

Aborde el primer taxi que encontré y le di las indicaciones para llegar a mi casa.

Cuando llegue a casa fue horrible sentir esa sensación de vacío al no ver entrar a Tom a mi lado, sentí desgarrarse  un poquito más mi alma, su ausencia me estaba matando el saber que Tom tenia las mismas posibilidades de volver y no volver me estaba haciendo volverme loca. Suspire con pesadez y camine a la cocina para preparar algo de comer mi hijo ya exigía comida. Y aunque sabía que tenía que estar bien por mi futuro hijo, sentía que no podía por que  mi alma se rompía cada segundo un poco más.

Nieve se acercó a mi chillando y me acompaño durante la cena sin dejar se sollozar. Ella igual se había percatado de la ausencia de Tom porque Tom le rascaba su panza y jugaba con ella.

—¿Ya comiste?

—Si acabo de terminar de ducharme, creo que dormiré

—Descansa lo necesitas y cuando te sientas bien iremos a ver a Tom

—Gracias igual usted descase

Corte la llamada y me acosté en la cama, aun lado se encontraba el lugar vacío que ocupaba Tom. Me costó mucho conciliar el sueño sin Tom a mi lado dejo de ser divertido, ahora me dolía no sentir sus manos rodeando mi cintura o  dandome besitos detrás de la oreja. O no escucharlo decir "Te amo"

—Arumi, Arumi—sentí la calidez de unas manos jugueteando mi cabello—Arumi, despierta

Abrí mis ojos un poco y apenas pude distinguir el rostro de Tom y reaccione de inmediato

—Tom—me incorpore para poder sentarme—¿Tom?—mi primera reacción fue aventarme a él y abrazarlo—Tom que bueno que estes aquí todo eso fue un  mal sueño—y entonces reaccione él era un sueño, estaba soñando

—El que sea un sueño, no quiere decir que no sea real

—¿Entonces estas aquí?—se veía diferente pero es que en los sueños todos somos diferentes

—Si yo estoy aquí—señalo mi pecho en dirección a mi corazón y luego a mi cabeza—en tu corazón y en tu mente y aquí—acaricio mi vientre—Nuestro hijo

—Tom, no quiero que nada malo te pase, quiero que regreses y que veamos crecer juntos a nuestro hijo

—Pronto estaremos juntos. Ahora solo tienes que cuidar de ti y de nuestro hijo

—Pero Tom

—Arumi te amo

En ese momento todo se desvaneció y desperté volviéndome a sentir ese enorme e infinito vacío que Tom había dejado. Sentí mi rostro húmedo pero aquello había sido producto de las lágrimas que había derramado mientras dormía.

Escuche los pasos de nieve fuera de la habitación y la vi entrar, se puso de dos patas para olfatearme y cerciorarse que estuviera bien. Tom siempre le dijo que tenía que ayudarlo cuidándome y cada mañana cuando Tom aún estaba lo hacía y lo seguía haciendo. Me levante y camine a la cocina para desayunar junto con nieve.

—Buenos días—esa mañana cuando llegue al hospital una enfermera atendía a Tom

—Buenos días señora Kaulitz

Tom seguía ahí en el mismo estado que el día anterior. La enfermera salió y me dejo sola con Tom. Nuevamente le susurre que lo amaba y que apenas una hora antes había soñado con él.

Volví a agarrar su mano y a sentir la calidez que aún conservaba y llore por no poder ver sus ojos mirándome coquetamente por no poder escuchar su voz. O verlo ir y venir de la cocina buscando que comer su ausencia dolía cada vez más, cada segundo el dolor que sentía era más grande pero ese dolor era opacado en una cantidad muy pequeña por nuestro hijo, cada vez que se movía dentro de mí.

Aunque me sentía desprotegida, sabía que no lo estaba por que Tom aun seguía vivo, de una forma un poco triste pero seguía vivo.

—Hola—La voz de Simone me tomo por sorpresa

—Hola

—Sabía que estarías aquí

diciembre 05, 2014 | By: Acuarelagris♡

FanFic; Arumi; Capítulo 9



Capitulo 9
Lo trágico
Empecé a recobrar el conocimiento, sentía mi cuerpo tibio y bastante liviano, no recordaba mucho. Solo recuerdo las imagines del ultrasonido y los latidos del corazón de mi hijo a Tom, Tom sonriendo de felicidad, Tom mirándome con ternura. Tom.
— ¿Tom?—murmure con temor a no obtener respuesta.
Abrí con cuidado mis ojos y ahí estaba Simone abrazándome en una  blanca camilla. Tenía sus ojos rojos y lloraba. Y empecé a imaginarme lo peor. Los recuerdos no eran muy claros.
— ¿Como esta mi hijo? Y ¿Tom?
—Arruma cariño, afortunadamente nada les paso a ti y a él bebé. Bill habla a la enfermera
Mire a mí a rededor y ahí estaban Bill y Zoile también estaba Gordon. Mire nuevamente y Tom no estaba. Toque mi vientre y nada malo nos había pasado, solo tenía un leve mareo.
— ¿Y Tom?—permanecieron en silencio— ¿Donde está Tom?
Un doctor entro a la habitación y me examino, se acerco a mí y suspiro aliviado.
—¿Como te sientes? Podrías decirme la fecha, tu nombre y que pasó.
—Es abril 5, me llamo Arumi y viajaba con mi esposo en coche y otro vehículo nos choco. Me siento mareada. ¿Mi bebé como esta?
—Si tu estas bien el igual, estarás en observación
— ¿Y mi esposo en donde esta?
—Tom se encuentra en cuidados intensivos, no te voy a meter esta grave pero necesitamos que tú estas tranquila por tu hijo. A él no le pasara nada malo. Mis compañeros lo están atendiendo bien.
—Quiero verlo
—Eso será cuando te recuperes, ahora no puedes moverte de aquí
—Pero
—Es por tu bien y el de tu hijo
Baje mi rostro y permanecí sentada en la camilla sin protestar, tenían razón debía de estar bien por mi hijo. El doctor salió de la habitación.
—Iré a ver como sigue Tom
—Ve—dijo Simone—Yo me quedo con Arumi
Me deslice en la cama y me trague el nudo que se había formado en mi garganta, tenía muchas ganas de llorar y me quede acostada en la cama acariciando mi vientre. Simona permaneció sentada en silencio sin decir nada. Y en el fondo le agradecía que no dijera nada. Me sentía cansada y tenía mucho sueño.
No me di cuenta a la hora que me dormí, pero me sentía demasiado liviana y sin vida. Estaba preocupada por Tom y quería verlo, abrazarlo y recordarle que lo amaba, que iba a estar bien por nuestro futuro bebé.
—Tranquila, no pasa nada—creí escuchar la voz de Tom y abrí mis ojos, aun seguía en esa habitación y Bill estaba sentado en la silla que había ocupado su mamá— ¿Te sientes bien?
—Si—sentí caer calientes las lagrimas por mi rostro— ¿Como esta Tom?
—Mejorando—lo examine y se veía preocupado, sus ojos estaban levemente rojos
—Buenas noches—una enfermera entro a la habitación
—Buenas Noches—Saludamos ambos
— ¿Como te sientes cariño?—pregunto maternamente—vengo a revisar como están
—Ya me siento mejor

Se acerco a mí y puso una especie de micrófono en mi vientre y luego una especie de micrófono para escuchar los latidos de bebé, reviso un aparato que descansaba en el buro que estaba imprimiendo varias hojas. La enfermera los tomo y sonrió.
—Estas en perfectas condiciones pronto saldrás de alta, descasa si necesitas algo no deuda en hablarme
—Gracias
Volvió el silencio y Bill observaba por la ventana.
— ¿Como esta Zoile?
—Bien ella no pudo quedarse pero mañana te visitara
—No importa—No sabía que decir y yo lo entendía— Arumi Tom está bien sigue en cuidados intensivos pero pronto estará bien
— ¿El esta consiente? ¿Te pregunto por mí?
—No aun no despierta pero está bien, eso es lo importante
—Gracias Bill
Asintió y permaneció en silencio, volví a dormirme pero esta vez fue  menos profundo el sueño. Porque una enfermera entro a la habitación con Simona
—Ya te daremos de alta y necesitamos que te cambies de ropa
Simone me entrego mi ropa y entre al baño. Me vestí lo más rápido que pude y regrese a la habitación
—Si tienes alguna molestia, no dudes en venir al hospital
—Claro
Simona me sonrió mientras salíamos.
—Quiero ver a Tom
—El está bien querida
—Quiero verlo
—Es muy tarde y el está en cuidados intensivos. No creo que te deje verlo. Mejor deja que te lleve a descansar
—Está bien pero mañana voy a regresar
—Claro que sí pero ahora necesitas descansar
No me opuse más y Simone me llevo a mi casa y se quedo a dormir conmigo, aunque apenas dormí unas horas, porque estaba demasiada preocupada por Tom. Me desperté muy temprano al no poder conciliar el sueño más que dos horas.
—Arumi, te vez mal
—No pude dormir
—Entonces regresa a la cama
—No podre dormir si no lo veo
—Arruma pero no puedes estar así el va a estar bien pero necesita que tu igual lo estés
—Solo necesito verlo
—De acuerdo la hora de la visita empieza a las 10:00 am—se sentó enfrente de mí con el desayuno que ella había preparado—ahora come un poco y te arreglas para ir a verlo
—Está bien
Con resignación y sin nada de hambre fue engullendo los alimentos hasta que fue suficiente para la madre de Tom.
— ¿Ya podemos irnos?
—Está bien vamos no te hare sufrir más
Simona me llevo al hospital y ahí estaba Bill y Gordon. Bill me saludo y me senté en una de las sillas de la sala de espera. Y aunque ya estaba ahí, no me sentía más tranquila y sentía una fuerte opresión en mi pecho. Me sentía nerviosa y ansiosa.
—Tranquila, todo va a estar bien—me aseguro Bill
—Eso espero
Sentía que me faltaba el aire pero logre disimularlo, no quería que Simona me sacara nuevamente de ahí, así que trate de tranquilizarme.
Estuvimos con la incertidumbre de no saber qué pasaba con Tom por unas horas más, hasta que salió in doctor.
—Familiares de Tom Kaulitz
—Yo, yo soy su esposa
Simone y Bill se acercaron justo detrás de mí con el doctor.
— ¿Como esta Tom?
—El ya está estable, pero hay un problema
— ¿Un problema?
—Si Tom tiene un golpe muy fuerte en la cabeza y es probable que cuando despierte presente algún cuadro de amnesia
— ¿Aun no ah despertado? ¿Pero eso puede ser muy grave?
— Eso no es lo grave—el doctor nos miro con incertidumbre—Lo grave es que esperábamos que Tom despertara de la anestesia hace unas...—se quedo callado—él no ha despertado
— ¿Pero el despertara?
—Hay muchas posibilidades de que si y otras más que no
— ¿Me está diciendo que Tom...?
—Lo siento mucha señora

El doctor nos dejo nuevamente solos y no pude más comencé a llorar y a temblar, Simona me abrazo. Para tratar de consolarme pero nada podría consolarme. ¿Ahora que iba a hacer sin Tom? Estaba segura que no podría vivir sin él. Sin sus bromas sin sus atenciones.
— ¿Quieres que me quede?
—No estoy bien
—De acuerdo pero mañana vendré temprano a verte
—Quiero ir a ver a Tom mañana
—Arumi no creo que sea conveniente tú estás embarazada
—Solo quiero estar con él
—Ya lo veremos mañana

Simone me dejo sola, no quería estar con nadie. Se suponía que ese día íbamos a saber el sexo de nuestro bebé y al llegar festejaríamos o simplemente estaríamos felices pero había pasado de ser un día feliz a ser el peor día de mi vida. Tom no estaba ahí.

Nieve se acerco a mí y me observaba sabia que algo estaba mal, pero no estaba segura de que entendiera. A menos no tanto. Ella se quedo toda la noche a mi lado.