abril 08, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra




12. Preguntas sin respuestas 


Shaid aún me miraba con gestos en su rostro que no pude desifrar;  tal vez quería preguntarme algo pero clavo su mirada en las galletas. Y agarró una misma que se llevo a la boca. Yo lo imite. 

—Mi mami Simone dijo que ibas a venir pronto, ¿Dónde esta mi mamá? 

Permanecí en silenció, buscando las palabras adecuadas para que entendiera algo que ni yo había entendendido en casi tres años. 

—Ella aún no encuentra el camino hasta aquí 
—¿Porque?  ¿dónde esta ella?  ¿porque no la tragiste contigo?  ¿y dónde estabas tú? ¿porque no me paresco a ti? 
—Shaid esas son muchas preguntas y no creó poder contestarlas. Pero te prometo que tendrás las respuestas 
—¿Porque tú y mi mamá me dejaron con mi mami Simone? 
—No fue aproposito hijo 
—¿Te tengo que decir papá?  
—Si no quieres decirme papá, Puedes decirme Tom

Continuó mirandome sin despegar su vista de mi, ni siquiera parpadeaba.  Solo me examinaba.

—¿Me llevaras contigo? 
—¿Quieres que te llevé conmigo—me miró ahora más serió 
—Algún día 

Permaneció en silenció tal vez buscando más preguntas o talvez pensando si era buena idea hacerla despues de todo yo no había contestado una sola pregunta de las mil que había echo. Yo igual lo miraba sin mostrar lo encantado que estaba de verlo. Nieve permanecía chillando a un lado de mi silla, ella si quería regresar a casa. 

—Señor Tom ya es tarde y mi tío Georg ya se irá, el siempre me lee un cuento asi que iré a cambiarme por mi pijama 
—Esta bien Shaid buenas noches
—Espero verlo pronto 

Abandono la cocina dejandome solo mas de lo que ya estaba. Mi madre entró a la cocina y me miró con desaprobación. 

—Georg y Lorena están con él, Bill y Gustav ya se fueron—al igual que Shaid mi madre no dejaba de observarme 
—Él ya  esta muy grande 
—¿Que esperabas han pasado tres años desde que su madre no esta y dos desde que lo abandonaste
—Mamá yo no podía hacerme cargo de él, estoy buscando a su madre 
—Si puedes no quieres, que es muy diferente a no poder 
—Sería muy difícil 
—Pero no sería imposible 

Mi madre me hizo una seña con la cabeza para que lo siguiera, y Nieve igual Nos siguió.  Caminanos hasta la habitación de Shaid, la cuál en su tiempo había sido mía solo que ahora tenía muchas cosas diferentes. 

—Lorena y Georg han sido de gran ayuda con él—Georg y su esposa estaban sentados a un lado de la cama—Creó que a Shaid le gusta estar con ellos y a ellos con él 

Observé la escena y me sentí muy chiquito al darme cuenta que así parecían una familia.  Y el corazón se me rompió al darme cuenta que Georg y Lorena tenían más derecho que yo como padres. 

—Creó que fué una mala idea haber venido 
—No—escuche la voz de Georg—Shaid ya se durmió—dijo dirigiéndose a mi madre—No Tom—me dijo ahora a mi—Shaid te necesita Tom y necesita muchas respuestas que solo tú le puedes dar 
—Yo aún no tengo esas respuestas 
—Pero es bueno que estes con él—dijo Lorena—él te necesita 

Miré en dirección a dóndo Shaid descansaba a gusto y suspire. 

—Lorena y yo nos vamos 
—Los acompañó a la puerta 

Mi madre se se fue con ellos a la puerta y yo camine a la habitación de Shaid que estaba abierta, así que camine hasta la cama acaricie su rostro y suspire encantado al verlo dormir como su madre. Era tan bonito.

Nieve me había seguido todo el tiempo moviendo su cola, y aunque la había abandonado  igual que a Shaid ella parecía no tenerme rencor alguno. Me agache a su altura y  acaricie su cabeza y su hocico. Y me senté en la silla que antes había ocupado Georg. Y continúe observando a Shaid, Nieve se acomodo en la entrada de la habitación, ella aún seguía cuidando a Shaid.

—Mamá creó que ya me voy 
—Aun no me dices que pasara con Shaid 
—Vendre a verlo 
—Eso dijiste hace tiempo y te desaspareciste dos años 
—Vamos no seas tan dramática 
—Es la verdad Tom 
—Mañana voy a venir a verlo 

Me incorpore y le dí un beso en su frente  a Shaid. 

—Voy a regresar confía en mí 

Mi madre suspiró resiganda y me acompañó a la puerta, creó que aun confiaba en mi. Y la verdad era que me quedaron muchas ganas de regresar a visitar a Shaid y a nieve que al parecer era la única que si me recordaba. 


Más tarde en mi casa no podía dormir, como todos los días no podía si no había tomado alguna copa de whisky o algo así, pero ahora no quería tomar porque no quería estar crudo al despertar y porque haber visto a Shaid me había quitado todas las ganas de beber hasta perder la conciencia.  Aunque el lugar vacío a mi lado me tentaba a hacerlo, pero no lo hice apenas dormi una hora cuando el sol ya había salido. Así que después de estar girando toda la noche en la cama, buscando una forma para que no se sintiera tan vacía, sin éxito alguno. 
A las siete de la mañana me encontré a mi mismo observado la foto del buró que nos había tomado mi madre unos días después del nacimiento de Shaid, en la foto Arumi carcaba a Shaid y yo estaba a su lado abrazandola.

Esa fue nuestra primera foto familiar y tal vez la que más me gustaba ver de todas las que teníamos  porque ella sonreía y miraba con amor a nuestro hijo. 

—Tom—Mi madre seguía sorprendida de verme otra vez ahí—Pasa Shaid esta en el jardín 

Cuando entre a la casa nieve me saludo feliz moviendo la cola, parecía que ella no estaba sorprendida de verme ahí. Mi madre siguió de largo hasta el jardín. 

—Shaid tu padre vino a verte 

Miré a ver a la ventana que daba el jardín y ahí estaba él, no sabría describir como me sentí cuando volví a verlo, era tan adorable y me daban muchas ganas de abrazarlo y no soltarlo nunca.  Porque era mío y de Arumi. 

—Hola señor Tom 
—No, no solo Tom 
—Hola solo Tom 

No pude evitar reirme y él me observo con esos ojitos tan bonitos. 

—¿Porque no le muestras tú habitación a tu padre?—él asistió y agarro mi mano y volví a sentir algo muy bonito 

Y me guío hasta su habitación, que antes había sido mío. Solo que cuando entramos me di cuenta que ya no tenía nada de mi; estaba pintado de un azul cielo y en una de las paredes estaba pintado el abecedarios y las vocales, y en la otra pared habían muchas fotos de Shaid, con mi madre, con Bill, Gustav, Georg, Lorena, Anahi y con todos los que estaban cerca de él. No había una con su madre, tampoco uno conmigo. También habían muchos dibujos que no parecían echos por un niño de casi cuatros años.  También habían muchos CD'S de música que en mi vida había escuchado. 

—Tu habitación es muy bonita Shaid 
—Gracias Tom 
—¿Tú vas a el kinder? 
—No apenas empezaré, pero me da mucho miedo ir, mi abuelito Dylan dice que puedo estudiar en casa 
—Pero es mejor ir a una escuela para conocer niños y niñas 
—No me da mucho miedo 
—Vamos no es tan malo 
—No sé 
—¿Que te gusta hacer? 
—Escuchar música, mi tío Oswaldo siempre me manda discos para mi cumpleaños 
—¿Tú tío Oswaldo? 
—Si, no lo conozco en persona pero siempre manda fotos y regalos dice que cuando cumpla cuatro años vendrá a verme 

Recordé la última vez que vi a el hermano de Arumi, núnca me ha agradado tanto de echo me da igual, después del accidente solo vino una vez y no ayudo para nada a su padre. Y se volvió a ir a no se dónde y mantenía contacto con su padre y al parecer con mi hijo. 

—Me gustaría invitarte a comer un helado ¿Que te parece? 
—Mañana mi tío Georg viene para mi lección de piano en la mañana ¿Podría ser en la tarde? 
—Si, claro 

Estaba tan agusto en la habitación de Shaid mientras me mostraba sus dibujos y me contaba todas sus aventuras con Georg y Lorena.  Y me contó sobre la vez que él y el pequeño Gustav Jr pensaron que estaban perdidos pero se dieron cuenta que solo estaban en el patio trasero de la cada de Gusi.

Cuando me dí cuenta se había quedado dormido, después de todo seguía siendo un bebé para mi aun lo era. Lo acomode en la cama y salí de la habitación, mi madre estaba en la sala tal vez quería hablar conmigo. 

—Supongo que te lo llevaras a vivir contigo 
—Supones bien 
—Bueno es tú hijo y tienes derecho a estar contigo, Shaid es un buen niño, cuando te lo lleves lo extrañare mucho.  Hacía mucho tiempo que no me sentía tan bien, siento que volviste a ser un niño Tom 
—Oh vamos Shaid no se parece en nada en mí 
—Es porque no ves más 
—mañana vendre a buscarlo en la tarde y lo llevare a comer un helado 
—Claro 

Esa tarde había quedado con el padre de Arumi. Quería igual preguntarle muchas cosas acerca de Arumi. 

abril 06, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra


                         Parte II 
             11. Tiempo después...

—¿A que se refiere con que no han encontrado su cuerpo?
Él día más espantoso de mi vida, habían pasado 48 horas desde ese maldito accidente yla inútil policía me seguía diciendo lo mismo.  Shaid y nieve estaban en casa de Simone.  
—Señor Kaulitz hacemos lo que podemos
—Pero no hacen lo necesario
—Solo vaya a su casa y nosotros estaremos en contacto con usted
—No puedo, no
—No podemos hacer más entienda, que se hace todo lo que se puede señor vaya a su casa a descansar
No podía creer que todos perdían el tiempo la maldita policía no hacía nada, solo decían lo mismo.
—Tom que bueno que ya estas aquí, Shaid no ha dormido para nada—Mi madre tenía en sus brazos a mi pequeño bebé—Se ha quedado dormido por el cansancio

Me lo entregó y lo cargue entre mis brazos, enseguida abrió sus ojos y sonrió, luego los volvió a cerrar y se durmió tranquiló.  De regresó a casa Shaid durmió todo el camino sin hacer un solo ruido al llegar a casa lo acoste en su cuna y me dí una ducha larga y prolongada.
¿Que demonios iba a hacer si mi Arumi no aparecía?  ¿Como iba a cuidar del pequeño Shaid?  ¿Que iba ser de mi?

Cuando salí del cuarto de baño volví a abrazar a Shaid le puse su pijama y lo abrece aferrandome a su
pequeño cuerpo, temiendo perderlo.  Aunque no sirvió de nada al día siguiente al despertar me sentía vacío.            
                  Tres años después...

La noche había sido larga, más que las noches anteriores. En realidad creó que todas las noches eran tan jodidas desde hacía ya casi tres años.  Al despertar tenía la peor de las resacas y me dolía todo el cuerpo, me sentía tan jodido y miserable; normalmente me quedaba cinco minutos más mirando el techo que no había cambiado en lo más mínimo, aunque ahora me había demorado treinta minutos más en mirarlo.
Aún no podía creer que con todo el alcohol que bebí la noche anterior aun siguiera vivo.
La casa permanecía en silenció, Shaid y Nieve se habían ido a vivir con mi madre después de esa tormentosa semana de no haber dormido bien por estar llorando por la ausencia de su madre. Y no lo culpó yo aún no podía dejar de llorar a la hora de mis duchas que ahora se prolongaban más de lo necesario.
No podía estar tranquiló, la inútil policía se rindió en la búsqueda de Arumi y me dijeron que me resignara, que lo más probable que ella estuviera muerta. Tal vez me hubiera resignado si su cuerpo sin vida hubiera sido encontrado porque entonces tendría una tumba en donde llorar su ausencia. Mi suegro, el padre de Arumi y yo habíamos contrado a los mejores detectives y seguían la pista de cada mujer que tenía las características de Arumi, sin ningún éxito, pero aun seguíamos sin nada.

—Buenas tardes—salude a el señor Dylan Drecher, ósea mi suegro
—Buenas tardes Tom
—¿Hay alguna noticia?
—Las mismas, a veces me da ganas de rendirme pero hay algo que me dice que siga buscando, que mi pequeña no esta muerta

Me gustaba estar cerca de mi suegro porque el me entendía, el amaba a Arumi claro que era el que menos podía rendirse y él que más me entendía porque los padres nunca se resignan a perder a un hijo.  El señor Dylan era un buen padre, yo no puedo decir lo mismo porque soy demasiado sin vergüenza que aceptó que prácticamente regale a mi hijo con mi madre.  Pero es que no podía estar cerca de él sin que doliera mucho estar a su lado, tal vez porque conforme había ido creciendo se había vuelto el retrato masculino de Arumi. Lo veía y pasaba con el dos largas horas los fines de semana, dos largas horas en las que no hablábamos decía lo hermoso que sentía cuando  abrazaba a  mi pequeño bebé. Aunque él no me decía nisiquiera papá, tal vez porque no me lo había ganado y simplemente me veía como una persona más. Era por eso que había dejado de ir a verlo poco después de que cumplió dos años y seguramente el me había olvidado por completo y aunque le mandaba mil regalos sabía que no era suficiente.
La casa de mi madre no había cambiado mucho, solo que ahora había mucho más movimiento porque Shaid era un pequeño de casi cuatro años, que se la pasaba jugando y corriendo por toda la casa.  Esa tarde cuando bajé de mi coche llevaba un pequeño regalo para Shaid y estaba seguro que Simone me despedazaría y   mataría por no haber venido a ver a mi hijo y a Nieve en casi dos años  . Así que tome valor para tocar un para de veces el timbre, hasta que oí unos pasos y poco después apareció el rostro de mi madre detrás de la puerta.

—Oh que sorpresa, ¿Que te trae por aquí?
—Vine a ver a mi hijo
—Jajaja ¿enserio crees que Shaid se acuerde de ti?  Tom dejaste de venir después de que cumplió dos años ahora ya va a cumplir cuatro y recuerdas que tienes un hijo
—Mamá por favor—suplique y ella se hizo a un lado para dejarme pasar

Y me llevé la tremenda sorpresa de que ahí estaban mis amigos con sus mujeres y sus hijos en el caso de Gustav y Bill que tenían hijos porque Lorena y Georg aún no habían procreado.

—Buenas noches
—Shhh—dijo Bill y señaló con la mirada a Georg que estaba sentado a lado de un piano con un niño—Es la primera vez que tocara una canción completa.

Mi hijo me daba la espalda y estaba sentado a lado de Georg enfrente del piano. No recordaba del  todo bien a mi bebé, pero su cabello sé había ondulando ligeramente y se había aclarado más.
Escuche la primera nota y después la segunda y la tercera hasya que tomo forma de una melodía, que se escuchaba hermoso y me hizo recordar a Arumi y se me formo un nudo en la garganta y solo quería ver a mi bebé y abrazarlo. Y quería que Arumi estuviera a mi lado agarrando mi mano. Pero no. Ella no estaba a mi lado. Y lo más probable era que Shaid ni se acordará de mi. Nieve se acercó a mi y me dio un lengüetazo en mi mano.  

Cuando la melodía término permaneció sentado enfrente del piano y luego miró a ver a Georg.

—¿Como lo he echo tío Georg?
—Muy bien pequeño ahora solo falta seguir ensayando—mi amigo acariciao el cabello de Shaid paternalmente y se percató de mi precencia—Tom—dijo sorprendido

Y ahora Shaid me miró sus ojos eran aceitunados, casi verdes y su tez muy blanca su cabello era castaño con unos hermoso risos. Me regaló la mejor de sus sonrisas que hizo que una vez más me enamorara justo como un padre se enamora de su hijo o hijos ahí estaba el pequeño retrato de Arumi, mirandome confundido.

—Abuelita ¿quien es él?
—Shaid me gustaría que conocieras a alguien—dijo mi madre y él niño se acercó a mi madre—en un momento regresó—les dijo a los demás y nieve siguió a mi madre y yo igual
Entramos a la cosina y nos sentamos solo Shaid y yo, enfrente del otro.  Se me había formado un nudo en la garganta y las lágrimas comenzaban a pesar mucho.
—Mi amor—mi madre acaricio sus rizos y suspiro—¿Recuerdas que el otro día preguntaste por tu mami?
—Si
—¿Recuerdas que te dije?
—Que tú no eras la persona indicada para decirme de Arumi—su voz era incluso angelical y sentí un punzón cerca del corazón al escucharlo decir el nombre de su madre
—Entonces me preguntaste por que te llamabas Shaid Thomas  ¿recuerdas que te dije?
—Que me llamaba Thomas porque aunque mi papi fuera una tonto mi mami sabía que no había mejor nombre que el de mi papi

Mi mamá camino al horno y sacó una bandeja con galletitas y sirvió dos vasos de leche. Shaid no me quitaba la vista de encima y yo me había quedado mudo.

—Shaid el es Tom y es tú papá, estoy  seguro que el te explicara muchas cosas
Ahora el que se había quedado mudo era él.  Su hermosa sonrisas se había borrado de su angelical rostro.
Mi madre nos dejo sólos y un silenció fúnebre se prolongó por mucho tiempo; él niño solo me miraba examinando cada poro de mi rostro.

*Hola, bueno no quería dividir en otra temporada la historia por eso le puce parte dos *
*Gracias por leer  y comentar, lo apreció mucho *
*Conforme pasé los capítulos se irán aclarando algunas cosas, y así *

abril 02, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra



 


  



10. No, puede ser, otra vez no. 

Por:  Arumi 

El regresó a clase fue como si me hubiera caído un valde de agua fría.  Ya no estábamos de vacaciones otra vez se me hacían eternas las horas para abrazar a mi bebé y para estar con Tom y para que nieve me recibiera moviendo su cola de felicidad. 

—Arumi—el profesor alzó la voz y salí de mi trance 

—Lo siento ¿Diga? 

—Esta en las nubes señorita para su buena suerte la clase ah finalizado, nos vemos mañana 

Guarde mi libro en mi mochila la coloqué en mi espalda salí del salón y camine por el pasillo a la salida de la escuela. 

Yo odiaba manejar pero ahora no tenía opción Tom se la pasaba trabajando con los chicos y no podía por mi,  así que me veía obligada a conducir hasta casa. 

—Arumi no olvides que hay que ponernos de acuerdo para formar el comité del salón 

—Este año no podré estar 

—Si pero tienes que ir a la junta 

—Esta bien ¿a que hora será? 

—A las seis de la tarde 

—Esta bien trataré de ir 

—Porfavor no faltes

Jazmín se fue y yo camine hasta mi automóvil.  Tom me enseñó a conducir poco después de que Shaid nació, aún me ponía feliz recordar esas tardes cuando Tom desesperadamente se sacaba de quicio porque simplemente era desesperante enseñarme a conducir. 

Al llegar a casa no había nadie solo nieve quien dormía placidamente en el tapete de la cocina. Eran los últimos días de Tom como niñero de Shaid, tenía programado dos entrevistas para seleccionar a la mejor niñera; así que solo me senté en el sofá a leer las recomendaciones de las muchachas, después una ducha y escuche el timbre. 

Camine hasta la puerta y ahí parado en el úmbral de la puerta estaba Fred, y no lo había visto en toda la mañana. 

—Fred... Hola ¿Que haces aquí? 

—Yo solo quería verte y hablar contigo—me miró frustrado 

—Fred es que tengo unas entrevistas y bueno... 

—Porfavor 

—Esta bien 

Me hice a un lado para que pasara le ofrecí agua y nos sentamos en la sala. 

—¿De que quieres hablar? 

—Arumi me frustra todo esto, tu casada con un hijo yo enamorado de ti —Fred no...—me interrumpió 

—Porfavor Arumi ,se mi novia no me interesa que tengas un hijo yo te amo 

—Fred no, no se como puedes pensar que pueda haber algp entré tu y yo.  Ya te dije sinceramente que solo te quiero como un amigo. Yo amo a Tom y tengo una familia con él y núnca núnca dejaría a Tom 

—Arumi solo piensalo tú eres joven no sabes lo que quieres

—Por supuesto que se lo que quiero, amo a Tom a Shaid y no podría vivir sin ellos. Por favor ya no insistas no quiero tener que alejarme de ti 

—Arumi—Fred me miro—Por favor 

—Fred ya basta, es mi última palabra, ya no me queda tiempo

—Si claro ya me voy 

Se incorporo y camino hasta la puerta yo lo segui de cerca y abrí  la puerta, me miro por última vez y suspiro profundo. 

—Arumi 

—Amo a Tom 

El se dio la vuelta y se marchó, poco después Tom estaciono el coche y bajo del vehículo con Shaid dormido en sus brazos.

—Buenas tardes cariño 

—Hola Arumi—contestó sin mirarme y subió las escaleras para subir a Shaid en la habitación, lo acomodo en su cuna y el permaneció sentado en la cama sin hablar ni hacer ningún movimiento

—¿Pasa algo? 

—No—ahora con tono más cortante—lo observé sin dejar de examinar cada gesto 

—Mi amor ¿que pasa?

—Nada, ya te dije que nada 

—¿Porque estas molesto?  Dime discutiste con alguien 

—Con la única que estoy discutiendo es contigo 

—No, claro que no solo quiero saber que pasa—traté de abrazarlo pero me evadio—Toom 

—Esta bien quieres saber que me pasa—respiró con violencia—Que no se que pensar, dime tú que pensarías si un día llegas a casa y vez saliendo a una mujer de la casa 

—Supongo que me molestaría mucho pero trataría de hablar contigo. Tom no entiendo ¿Que pasa? 

—Es lo que quiero saber—grito ahora muy fuerte que me hizo retroceder—¿Que hacia ese tipo Fred saliendo de mi casa?

Se me  desfiguro el rostro y no porque tuviera algo que esconder, era más bien porque Tom seguía sin confiar en mi. 

—Tom.  No, no,no—suspire frustrada y camine por toda la habitación—Fred es un buen tipo solo que esta confundido y yo... 

—Arumi ya callate, no quiero oír una sola palabra que salga de ti 

—Vamos Tom no seas tan dramático

—¿Dramàtico? ¡Joder! Arumi ya estoy arto de que ese mocoso se la pasa molestandote y peor aún que no me dejes ponerle un alto 

—Tom—ahora me senté a su lado—Dejame solucionar mis problemas 

—No dejas que yo le diga una sola palabra, tal vez es porque te gusta 

—Tom ¿Te das cuenta de lo que estas dicendo? 

—Si, si me doy cuenta y es justo lo que siento y quiero decir 

—Encerio que no tienes remedió 

Me incorpore y camine hasta la puerta,  cada que a Tom le daba un ataque de celos me ponía mal, me dolía que muchas veces no confiara en mi y me tratara mal.

—¿A dónde vas? 

—A ningún lado

Me imitó siguiendo cada paso hasta la sala.

—Deja de seguirme 

—Es mi casa puedo seguirte si quiero 

Agarró mi codo y me giró bruscamente. 

—Tom sueltame—me gire y traté de safarme de su agarre—Tom 

—Arumi—dijo en un tono más suave 

—Sueltame—y en lugar de soltarme apreto más mi brazo—me lástimas—llorique y Tom apenas aflojo un poco el agarre 

—Arumi no puedo controlar estos celos que siento 

—No tienes porque sentir celos—Estaba molestó y apretaba mi brazo—Tom yo te amo a ti—comenzó a relajarse y a soltar su agarre 

Permanecimos en silenció mirandonos el uno al otro, hasta que el tinbre de mi teléfono nos saco de nuestros pensamientos.  Yo no me movi Tom me observó y camino hasta el buró de la sala en dónde estaba mi celular. No miró el numeró solo contesto. 

—Hola—me observó y colgó, miro la pantalla y ahora nuevamente regresó a donde estaba—¿Porque Fred te llama?  Demonios Arumi ¿y me pides que no tenga celos? 

—Es solo que tu vez y piensas lo que tú quieres, Tom yo te amo y tú no te das cuenta 

Me dispuce a ir a la habitación con Shaid pero Tom me detuvo apretando nuevamente mi brazo. 

—Tom sueltame 

—No puedo no sentir celos Arumi no te quiero perder 

—Pues con tú actitud estas logrando que me desilusione de ti 

—¿Que dices?—empuje levemente a Tom

—Ya basta Tom 

—Ya basta tú, Arumi

Ahora me volvió a sujetar entre sus brazos y me apretaba contra su cuerpo y yo trataba de alejarme de él. 

—Odio que ese imbécil este cerca de ti, que se la pasé merodeandote, no puedo soportar que este cerca de ti 

—Ya Tom, ya no soportó esto te la pasas hablando de ese tipo de cosas como si alguna vez te hubiera dado motivos, yo te amo y ya estoy arta, arta enserio—Camine hasta las escaleras y cuando iba a subir Tom me volvió a detener

—NO, aún no termino 

—Yo ya termine. ¡Sueltame, sueltame!

Lo golpee con mi initil fuerza y él me tenía apresada en sus brazos. 

—Así como estas actuando si mereces que te sea infiel—dije sin pensarlo 

Y  Tom me solto y me miro justo antes de sentir el peso de su mano y caer al suelo, y ahora lo miraba desde el suelo con la mano en la mejilla. Y no podía creer lo que había pasado y Tom tampoco me miraba con los ojos abiertos y se agacho a mi altura. 

—Arumi yo no quice... yo... Arumi—ahora intentaba agarrarme y yo me aleje de él aún con mi mano en la mejilla

—No te acerques a mi—decía mientras intentanba incorporarme y sentía el peso de mis lagrimas en los lagrimales de mis ojos 

—No Arumi es solo que yo...yo no quería golpearte fue un impulso un estupido impulso 

—¡No me toques! Alejate de mi—le grite con irá 

Y cuando me incorpore camine muy rápido a la habitación y antes de que Tom pudiera entrar cerré de un portazo la puerta y eché el cerrojo. 

Aún no podía creer que Tom me hubiera golpeado, que se hubiera atrevido a ponerme una mano encima y creó que era más la decepción lo Que me dolía. 

—Arumi ¡abré la puerta! Tenemos que hablar 

—No quiero hablar contigo, dejame

Cerré la puerta y seguí llorando, no podía creer lo que había pasado Tom me había golpeado y no me había dolido para nada, era más bien que me había decepcionado de la peor forma.  Escuche a Tom dando mil explicaciones y pidiendo perdón de todas las formas posibles y no cedí, no abri la puerta. 

Mire a ver a Shaid que dormía muy agusto en su cuna y me sentí nuevamente mal, aunque yo me negara a creer que todo andaba bien en mi relación con Tom. No era así, el siempre buscando alguna razón por que peleear, principalmente sus celos.

Más tarde deje de oír sus ruidos que hacía al subir y bajar me arme de valor y me colgue la pañalera de Shaid y a él lo abrace con cuidado, respire profundo y abrí la puerta ahí estaba Tom a un lado de la puerta estaba dormido o no sé. Así que hice el menor ruido posible al bajar y agarrar las llaves de mi coche.  

Recuerdo que cuando me case con Tom una noche antes Simone y Gordon habían platicado conmigo y que Simone me hizo sentir tan especial cuando me dijo que me veía como una hija y que si a Tom alguna vez Tom me trataba mal que enseguida le dijera y que su  casa Siempre sería mi casa.

—Arumi—Simone se sorprendió mucho al verme, tal vez por la hora que era—¿Que pasa? 

—Yo siento mucho lo hora pero no podía quedarme en casa 

—¿Que pasa? ¿Y Tom? 

Les conté todo lo que había pasado y al final Simone me abrazó muy fuerte.

—Arumi en verdad no se que decirte o hacer solo que Tom se las verá conmigo, esta bien que hayas salido de tu casa, ahora mejor vamos a descansar 

Nos guío hasta el que fue alguna vez la habitación de Tom. Y me quede dormida al instante a lado de Shaid. 

A la mañana siguiente me sentía mal de todas las formas que una persona se puede sentir mal. Miraba al techo y Shaid solo habloteaba muy bajito. Sabía que tenía que hacer algo porque en verdad amaba a Tom, siempre iba a ser así y no quería perder lo bonito de nuestro matrimonió porque en verdad yo soñaba con pasar el resto de mi vida a su lado. 

—¿Que has pensando Arumi? 

—Creo que necesitó arreglar las cosas con Tom, no creó que el me haya querido golpear pero tampoco le permitiré que lo vuelva hacer

—Si quieres yo puedo quedarme con Shaid mientras ustedes hablan 

—En verdad se lo agradezco, necesitó hablar con Tom

Afuera se había formado una gran capa de nubes grises y el viento comenzaba a soplar muy fuerte.  Apenas eran las 8:OO am pero él día ya se veía tan obscuro como la noche. 

Siempre he dicho que no me gusta manejar pero no había opción tenía que manejar por veinte minutos  aproximadamente,hasta mi casa y enfrentarme a Tom.  Y no sabía que iba a decirle. No hasta que sono mi teléfono y conecte el auricular para contestar.

—¿Dónde estas? 

—Tom, yo ya voy a casa 

—Arumi yo no quería, es solo que... 

—¿Estabas tomando?  

—Si pero ya estoy sobrio no se a que hora saliste de la casa dime en donde estas y voy a buscarte. 

—Ya estoy llendo a casa 

—Arumi yo te amo y tienes toda la razón soy un imbécil y un idiota pero yo te amo, eres mi vida.

"Pero yo te amo, eres mi vida "

Eso fué lo que escuche antes de escuchar silenció, y más silenció el frío del silenció y probablemente esas palabras siempre las recordare. Toda mi vida porque yo era el amor y la vida de una persona que yo igual amaba. 

Por: Tom 

La llamada se corto, probablemente por la lluvia que se había precipitado y Arumi no había llegado, solo habían pasado cinco minutos no entiendo porque no había llegado, busque unos cigarrillos para calmar los nervios, algo había pasado sentía que alguien me lo decía.  No resistía y tome las llaves de mi coche y salí a buscarla.

Pero el tráfico era un maldito infierno que no me deja pasar, tal vez era por la lluvia o por el accidente que habia a unos cinco kilómetros de dónde estaba.  

Y eso me recordó a mi accidente y que algunos años atras había estado En esa situación, suspire al recordarlo pero algo me detuvo al pasar a lado del bonito coche rojo era llamtivo pero era muy familiar, sentí algo quebrarce en mi interior y lo único que hice fue bajar de mi automóvil y dejarlo ahí a medio camino haciendo que el tráfico creciera. 

—No puede pasar—un policía intento detenerme 

—Hagace a un lado voy a pasar 

—Ya le dije... 

—¡Con un demonio!  Es el coche de mi esposa

El policía se hizo a un lado y corrí desesperado hacía el coche, en donde ella no estaba y busque desesperado y me encontré con los paramedicos y algo me decía que ella estaba ahí. 

—Señor no puede pasar 

—Es que no entiende—dije sintiendo el peso de mis lágrimas—la mujer que venía en ese coche es mi esposa 

—Entonces será mejor que hablé con la policía, no se encontró ningún cuerpo en el interior del vehículo 

Y sentí mi alma abandonarme, no podía dar crédito a lo que mis oídos escuchaban Arumi habí tenido un accidente pero su cuerpo no estaba, sentí un gran alivió que me abandono al instante.  Arumi no estaba. Y lo peor es que no sabía si seguía con vida o que había pasado. 

                                  ...

*No cuestionen, no me odien ni nada verán que lo que viene no es tan malo*
*Gracias por leer *