julio 15, 2015 | By: Acuarelagris♡

1.5 Fanfic: La vida viene sin hacer daño



Hay esperanza en mis ojos, hay esperanza en estas palabras.

Y hay demasiadas razones para que permanezcas aquí en esta tierra. Quédate conmigo.

The Amity Affliction - Don't Lean On Me

2-.Despedidas 



—Mi cabeza esta apuntó de estallar—Mi hermano bebió su quinto litro de agua en el día—. Daniela ¿Puedes apagar el sol? 
—¿Apagar el sol? Estas delirando hermanito 

Miré á mis cuatro compañeros y a Ronnie, en la sala. 

—Tal parece que se tuvieron una noche agitada—Ronnie dio tres golpecitos a la mesita de noche y los cuatro se quejaron—Enserio Dan. Me alegra que tú seas responsable 
—Es que soy la más inteligente 
—De acuerdo, espero que empaquen mañana el avión sale a las 3 de la tarde y los quiero a la 1 para facturar y la revisión de aduana 
—Daniela recuerdacelo a tú hermano. Ahora me voy y recuerden 1:00 pm ni un minuto tarde. 

Nuestro mánager nos dejo en el estudió y Fer repartió a los chicos en sus casas, su último destino fue nuestra casa. Llegaría a empacar.  Eran 65 noches lejos de Tom. 

—Daniela ¿Tú y Kaulitz terminaron? —No, por supuesto que no 
—¿Y no crees que será difícil su relación? 
—Nos veremos en las ciudades en las que coinciden las agendas 
—¿Enserio?  Dani ninguna fecha coincide no seas ridícula solo coinsidimos en Francia y nuestra gira termina ese día ¿Acaso iras con ellos en los países que falten? 
—No, pero te aseguró que eso no sera problema 
—Esta bien pero después cuando te hayan roto el corazón no te consolaré
—Eso no pasará, ahora calla y baja del coche 

Cuando entramos en la casa mi padre ya había llegado y Tom estaba con él en la sala tomando limonada. 

—Y aquí esta ella—anunció mi padre 
—Hola papá, hola Tom 

La visita de Tom era una sorpresa, pensé que talvez llamaría, últimamente él igual estaba ocupado 

Después de saludar a mi papá, él se fué a su oficina. 

—Hola Müller 
—Hola—sonrió y yo igual
—Tenemos que hablar 

Se me desfiguro el rostro y sentí mi alma abandonar mi cuerpo. Sabía que algo andaba mal. 

—Vamos a mi habitación 

No dijo nada y caminó a paso lento detrás de mi, sin decir nada. Aquél silenció no era tranquilizador, me ponía nerviosa y ansiosa. Iba a terminar conmigo, si era lo más obvió. 

Cuando entramos dejé mi mochila en el armario y observé a Tom caminar por todo la habitación. Hasta que se detuvo en la ventana. Yo me senté en la mesa de mi escritorio y lo observé, estaba mirando fijamente mas haya en algún punto muerto del ambiente. 

—Las rosas estan floreciendo—comentó después de mucho tiempo de estar callado 
—Supongo que el calor les ah ayudado 

Él asintió y yo giré en la silla del escritorio, me había cambiado por ropa más comoda y estaba descalza. Mientras observaba las finanzas de la empresa de papá. No quería dar el primer paso y recordarle que dijo que teníamos que hablar, aún no quería sufrir.
El ambiente era muy agobiante y además que por la ventana abierta entraba una agradable brisa cálida de la tarde. 

—Está haciendo calor ¿Este raro? 
—Supongo que si, aunque no me quejó es temporal. Pronto estaremos en otoño 
—Supongo que extrañaras esos días fríos 
—¿Disculpa? Tom la gira es cien por ciento Europea 
—Lo sé, pero seguro tú hermano querrá conocer América
—Conocemos América y si es mucho más caluroso pero, no creó por ahora hacer una gira ahí 
—Nosotros si y cuando eso pasé—, me miró y entonces ya sabía que había llegado el momento, esta era la despedida a la que tanto miedo le tenía—. Creo que cuando eso pasé... 
—Estaremos más lejos—dejé aún lado la carpeta y camina hasta dónde estaba él—Tom 

Permaneció en silenció y dejó escapar un suave suspiró, siguió observando el jardín en silenció, solo que esta vez agarró mi mano y nos sonreimos. 

Hacía calor y el clima era agradable, hacían ya más de las dos de la tarde y el freco del medió día nos abrazaba junto a nuestro silenció. 

—Iker trajo rosas—seguí la mirada de Tom y entonces encontré a Iker con un ramo de rosas—Logan trajo rosas blancas 
—No son para mi—suspiré y lo miré —Tú padre tiene razón son buen partido para ti 
—Tom ¿Porque dices esas cosas? Iker es diez años mayor que yo y Logan es un imbécil 
—Dieciséia años cumples el catorce de agosto 

Ahora el me observó y sonrió sin mucho ánimo.

—Yo te regalaría girasoles porque se que son tus favoritas, tal vez bugambilias o margaritas. Nunca rosas porque son muy sencillas y tú no eres sencilla 

Ahora sonrió más ampliamente y me abrazó, me beso y volvió a abrazarme. 

—No terminaré contigo—. Acomodo mi cabello y beso mi frente—Se que pensabas que lo iba a hacer. 
—¿Como lo sabes? 
—Estas nerviosa y tú corazón late mucho, tú rostro luce cansado y agobiado—, ahora yo lo miré—Perdoname no quería agobiarte de esa forma—. Es hora de irme, tienes que empacar. Mañana sale tu vuelo 

      Y se fué, Logan me regalo unas tan usuales rosas blancas y su hermano Iker las clásicas rojas. Las dejé en la sala y empaque muchas cosas.
Con el inició de la gira, iban a haber muchos cambios, uno de ellos era que no dormiría en mi cama por sesenta y cinco días, también el echó que viajaría con mi hermano y tres de nuestros amigos, lo cual significaría convivir solo con hombres durante sesenta y cinco días; y además eran sesenta y cuatro días antes de ver a Tom en Francia y que a Tokio Hotel le faltarían veinte días más para finalizar su gira lo que en total eran ochenta y días en los que no vería a Tom y solo me limitaría a escuchar su voz atraves del teléfono móvil. 

—No vendrá—Israel acomodo Sus brazos en mis hombros—Tú novio— lo miré molesta y no dije nada 
—Si va a venir. Dijo que... ahí esta— señale a Tom con la mirada y mi hermano se reunió con los demás 
—Müller, pensé que no te alcanzaría—, me abrazo—Yo te compré algo 

Buscó algo en sus bolsillos hasta dar con una cajita forrada de terciopelo azul. Yo sonreí mientras él lo abría y antes mi apareció una pulsera que tenía un dije con forma de girasol y en medió había grabado un T. 

—Solo quería que te llevarás algo hermoso 
—No Era necesario 
—Lo era...—me abrazó nuevamente y me beso—, Esperó que no me extrañes, y que te diviertas 
—Prometo no extrañarte mucho 
—¿Me mandaras mensajes? 
—Todo el tiempo 

Tom: 

      Me despedí de ella con un abarazo largo y nos besamos. Ella dijo que me amaba como nunca y se despidió con una mueca de dolor. 

—Al fín llegas—David traía gafas de sol y ocultaba su clara molestia Por mi retrasó—¿en dónde estabas?
—Fui a despedirme de mi novia—todos me mirarón sorprendidos—. Si, así es; Müller sigue siendo mi novia 
—Creó que si eso no te traer problemas entonces para mi esta bien 

Gustav había terminado su relación con Hana cinco meces después de haberla empezado y es que aquello era una cuestión más sexual que otra cosa. 
Yo no había terminado con ella, porque no encontraba un motivo para dar por terminado lo nuestro, ella era hermosa, inteligente y todo era perfecto cuando estábamos juntos. Creó que el único motivo era el echó de que estaríamos ochenta días lejos. 

—¿Estas listo? 

Esas fueron las palabras de David el día que abordamos el avión y el viaje comenzó. 
Cuando llegamos a nuestro destino recordé que aún no contestaba él mensaje de Daniela. 

"Lo siento el viaje fué cansado, ya se te veré en Francia. Te extraño"

Y casi al instante llegó su respuesta.

"Descansa; te amo"

Sonreí y guarde mi celular, más tarde le hablaría y escucharía su voz. Me quede sentando en la cama, hasta que David entró con un periódico local y detrás de él entraron mi hermano; Gustav y Georg. 

—Los quiero listos en una hora iremos al Soud Check 

Dejó el periódico a un lado y nos dejó solos a los cuatro, Gustav leía el periódico y Bill hablaba con Georg. 

—Escuchen esto—Gustav llamo nuestra atención y comenzó a leer 

Madness causa locura y euforia, en Italia después del gran concierto, al que asistierón más de cinco mil fans. No cabé duda que estos chicos van hacía la sima

Sonreí porque me alegraba saber que ella estaba cumpliendo sus sueño. Pero Gustav término de leer el artículo. 

No opstante sé rumora que la vocalista pasa por una situación difícil ya que pese a su gran actuación en todos los conciertos ella no ha asistido a la fiesta después "after"

Mi sonrisa desaparecio y dejé de escucharlo.  Ella no asistía y eso era nada más por el echo de que no estaba. Tenían razón, lo nuestro de ninguna forma funcionaría. 

—Tom... Hola... este no es un buen momento estoy apuntó de salir 
—Es rápido Müller yo no se como... 
—Müller cinco minutos para que entres —, seguro era Ronnie y no había mucho tiempo 
—Tom de verdad que no es buen momento yo te llamaré cuando él concierto haya terminado 
—Entonces yo habré empezado con el mío. Es muy sencillo todos tenían razón lo nuestro nunca funcionara, yo ya no puedo y tú menos 
—¿Que Tom?  No espera aún podemos hablarlo 
—Müller tres minutos—dijo Ronnie 
—No, no Hay tiempo. Espero que lo entiendas te amo pero esto te hace daño y lo sabes. Vive tu sueño, se feliz 
—Tom no espe...

En ese momento corte la llamada y no supe de ella.

...


julio 14, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic : En su sombra




25. Preocupaciones



—¿Se supone que debo tomar ese silenció como un si? Tom
—¿Que? he no
—Entonces por favor contesta, dime que nunca me has sido infiel, ni con el pensamiento—me acerque a él y lo miré a los ojos—Tom juramelo

No lo hizo, sotuvo mi rostro entre sus manos y me beso, aunque al principio me resistí después terminé por besarlo.

—Te lo juró

Me miro a los ojos y volvió á besarme hasta que corte el beso y nos abrazamos, y estuvimos así por un prolongado y lento minutó.

—Dijiste que estabas cansada—Yo asentí y el me cargo formando un cuna con sus brazos—Pensé que sería una noche larga pero no hay que desaprovechar el agua tibia

Así que me llevo hasta él baño de la habitación. Al parecer había preparado una ducha relajante y de verdad que lo necesitaba.
Aunque permaneció callado acariciando mi espalda y mi cabello miraba el azulejo de la pared del baño y yo lo veía a él atraves del rabillo de mis ojos. Había algo diferente y aunque no le dije nada había dudado de sus juramento.

Aunque eso no era lo que me preocupaba, no del todo.
Había amanecido con una ligera capa de nieve y el fresco sé había precipitado aún más al atardecer.

—Arumi—Isaí llegó como siempre con el almuerzo y ahora café
—¿Que tal vas?
—Creó que estará listo para la inauguración
—Ya es en una semana
—Lo sé

Me senté en la tarima y me sentí mareada.

—¿Pasa algo?
—No derepente sentía como que todo se movía
—Arumi estas pálida. Llamare a un doctor para que venga

Y de repente sentí que se me revolvía el estómago y en cuestión de segundos devolví todo aquéllo que había desayunado.
Isaí se apresuró a llamar a alguien y Esmeralda se acercó a mi.

—Yo lo siento mucho... no hace falta que llames a un doctor
—Estas muy pálida Arumi
—Si es que me he sentido muy mal. Ya sabes mareos...
-¿Cansancio, dolor de cabeza,sensibilidad?—término de decir Esmeralda
—Si, no me dígas que es una nueva enfermedad
—No claro que no—una sonrisa se le dibujó en su rostro—estas embarazada
—¿Que? No es imposible, hace un mes que mi esposo y yo... espera hace un mes que... no es imposible mi período se fué hace unos días
—Bueno entonces debes de ir con un doctor yo creó que si es posible

Isaí regresó cuando ya había llamado a Tom para que viniera a buscarme.

—¿Quería saber si puedo dar por terminado el día de hoy?
—Claro ya llamé al doctor
—No, no te preocupes Tom ya viene por mi
—Arumi ¿pero a menos di que irás al doctro?
—Si claro que iré, no te preocupes,ahora que te parece si me acompañas afuera
—Si claro

Tom tardo quince minutos en llegar hasta aquél lugar, yo me despedi de Isaí y me reuni con Tom en el vehículo.
—¿Con ese tipo trabajas?
—Si, hola igual estoy bien—,Irónice, antes de besar a Tom en la mejilla—Y si ese tipo es con el que trabajo
—Es atractivo
—¿Te parece? Mira que no conocía ese lado de ti
-Si obviamente nadie es más guapo y  atractivo que yo pero reconozco...
—Tom. Dijiste que me tenías confianza
—No eh dicho nada. Ahora ¿Porque estas tan pálida?
—Que dicha es saber que recuerdas que me sentía mal
—¿Sentías? Creí que te llevaría al doctor
—No, no es para tanto solo algo me hizo mal
—Pero aun no te recuperas y te ves pálida
—No hay de que preocuparse, vamos a buscar a Shaid

Puso en marcha el vehículo y encendió la calefacción, afuera estaba haciendo frío.

Como Tom había pasado por mi, ahora íbamos tarde para recoger a Shaid en la escuela.

—Arumi enserio te ves mal, vamos al doctor
—No, ya te dije que no es nada ahora por favor conduce que quiero ver a mi hijo
—Esta bien

Cuando llegamos a la escuela, Shaid ya estaba en la reja esperando a su padre, Tom bajo por él y de regresó al coche venían agarrados de la mano.

—Mamà ¿acabaste temprano?
—Si
—¿Te ocurre algo mami?
—No solo me duele un poco la cabeza
—¿Estas enferma?
—Si pero no es grave
—Yo te cuidaré hoy mami

Tom tampoco dijo nada, solo se limitó a conducir en silenció y a hablar de vez en cuando maldiciendo al tráfico de la tarde.

Tom:

Arumi estaba sentada, enfrente de la mesa, mientras comía cereal con leche.

—Arumi
—¿Si?
—¿Ocurre algo?
—Estoy cansada

Últimamente esa era la respuesta a todo, tanto suya como mía.

Shaid comenzaba a notarlo y aunque de verdad trataba de buscarle solución á mi problema no podía ir y confesar que le había sido infiel, porque entonces todo acabaría.

Unos días más tarde, noté que hacía más frío, y eso era nada más y nada menos por el echó de que era diciembre. Arumi y Shaid habían puesto el árbol de navidad. Arumi había encendido la chimenea y la casa empezaba a ser más calida. Shaid se había acostado a dormir hacía un par de horas. Y como siempre ella seguía con sus tareas. O más bien estaba recogiendo el desorden que tenía en la sala; cuando llegué a la casa esa noche.

—Es muy tarde, pensé que ya te habías dormido
—No, tengo muchas tareas Tom. Pero creó que es todo por hoy

Me acerque a ella y la observe, de verdad que se veía cansada. Así que opte por sentarme a su lado en el suelo y la observé mientras ordenaba todo y lo dejaba a un lado.

—¿Pasa algo Tom?
—Quiero estar contigo

No contestó hasta que término de acomodar sus cosas y las hizo a un lado, después simplemente se recargó contra el sofá y me miró sonriendome.

—¿Sigue el frío afuera?
—Cada vez más fuerte—la imite y me recargue contra el sofa—Pero aquí esta calientito
—...—permaneció en silenció y buscó mi mano, cuando la encontró la acarició y de pronto su sonrisa desapareció—Tom ¿dónde esta tu anillo?—me miró incredula y luego a mi mano
—¿Mi anilló?—estaba en el último cajón del buró y me lo había quitado por que incluso sentía que me picaba—Se me extravío hace unos días pero ya lo encontré y lo guarde, seguro se me habrá caído y Por eso no volví a ponermelo

Busqué en el último cajón hasta dar con el y luego lo volví a poner en su lugar. Así que cuando me acerque a Arumi, ella estaba llorando.

—Mi amor ¿que pasa?—acaricie su mano—¿Ocurre algo malo?
—No sé—. Secó Sus lágrimas y me miró—, dime tú
—No ocurre nada mi amor, fué un simple descuido
—Un simple descuido—murmuró—si nuestro matrimonio es simple ahora, comprendo
—No, no. Arumi—me acerque á ella y la abrece ella hizo lo mismo. Solo que en vez de rodear mi cuerpo, rodeó mi cuello con sus manos y continúo llorando con su rostro entre él hueco de mi cuello y hombro—Yo fuí un tonto al olvidarlo, esto es muy importante para ti lo sé...

Y decidí dejar de hablar y solo eecucharla llorar mientras acariciaba sus espalda consolandola. No dije más porque sabía que lo del anillo fué un simple pretextó para llorar, había algo más en sus frágiles lágrimas.
Solo dejé que llorara.

La observé y y sonrió tímida. Y vi nuevamente su mirada critalizar, no sabía que pasaba y desde que había regresado se había vuelto, histérica, dramática y más callada. Aún más difícil de desifrar lo que se escondía detrás de su mirada infantil.

Rodeó mi cuello con sus manos y me beso, lento y suave. Suave y lento. Y permaneció ocultando su rostro. Así que volví a besarla y a acariciar su rostro trazando caricias en sus pómulos, bajando por su cuello. Nos acostamos a lo largó del piso y busqué con torpeza los cojines del sofá, después acomode la cabeza de Arumi en uno y la observé, mientras trataba sin éxito de adivinar sus pensamientos.

—Tom—dijo al fín agobiada como nunca y tan calmada como siempre —Creó que tendremos un bebé—y empezó á llorar
—¿Que? Arumi eso no es tan malo es un bebé por si no recuerdas Shaid fué un bebé
—Pero cuando el nació todo iba bien, con mi estado de salud, nuestro matrimonio, yo era más fuerte
—No pasa nada malo con nuestro matrimonio,eres fuerte mucho más que yo y, si el médico dijo que tenías que esperar dos años como mínimo pero yo te cuidaré—. Ahora comprendía, sus estado de ánimo, su cansancio y ese apetito misterioso—Se que no estuve cuando estabas embarazada de Shaid pero si es una sospecha hay que aclararla y si lo estas te cuidare y te trataré como la reina que eres. Mi reina—, suspiró y entonces volvió a besarme y lloró toda la noche.

Antes de poder dormir.

julio 09, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño





                                 1. ¿Una noche para recordar?
Daniela



No recuerdo cuando me enamore de Tom, pero estaba segura que lo estaba; mi hermano me advirtió que no era bueno enamorarme. Pero como era clásico de mi.
"Nunca lo escuchaba"

  Una mañana bastante agradable, hacía un calor increíble y facinante como los pocos que habían en Alemanía. Así que papá había pedido que sirviera el desayunó en el jardín. Oficialmente habíamos dejado la escuela y ahora estudiabamos en casa y solo presentabamos exámenes para acreditar el bachillerato, a mi padre no le hizo mucha gracia pero no le quedó más que aceptarlo.

—Israel baja los pies de la mesa y tú igual Dani—mi padre nos miró con desaprobación—Vamos a desayunar con visita
—Iker y su hermano son como de la familia
—Si por eso no me gusta causar mala impresión
—Es tú vejez papá—ambos reimos pero papá solo se sentó en una de las cinco sillas y abrió el periódico

Unos minutos después Dana apareció con ambos hermanos.

—Buenos días—Saludamos ambos y ellos tomaron asiento
—Dana ya puedes servir el dasayuno

Naturalmente solo comía frutas de temporada pero aquél día Mi padre de verdad que había pedido un desayunó completó, las muchachas sirvieron el desayunó y mi padre platicaba con Iker acerca de la bolsa de valores y como había amanecido el día de hoy.

Logan le hacía algunas preguntas a mi hermano, yo solo mire la pantalla de mi teléfono debajo de la mesa.

—¿Puedes decirle a Tom que respete el dayuno? Ya sabemos que son novios y si no te basta con verlo...
—Si papá pero...
—Solo guarda tu teléfono

Intervino mi hermano para evitar una pelea o una discusión.  Yo asentí y apague el aparato.

—Hijos quiero informarles que al igual que ustedes viajaré a Bostón y a New York por negocios
—Eso quiere decir que la casa estará vacía por dos meces
—Si pero estare en contacto con ustedes

Permanecimos en el jardín hasta que Dana se acercó nuevamente.

—Señorita, él joven Tom llegó
—Hazlo pasar

Dijo mi padre antes que yo pudiera decir algo. Y ella regresó con Tom.

—Tom Kaulitz—mi padre se puso de pié y estrecho su mano con la de Tom
—Señor Müller ¿Que tal esta?
—Mejor que bien, toma asiento

Tom se sentó en la silla que antes ocupaba mi padre y el entró a la casa.  Permanecimos ahí hasta que Tom y yo terminamos de comer.
En el fondo estaba feliz porque desde hacía dos meces que podía ir a casa sin que mi papá sé molestara todo estaba perfecto en casa. Aunque sería por un breve tiempo porque ahora ellos trabajanban con David y su gira al igual que la nuestra empezaría pronto y eso significaba separarnos. Todos habían dado Por echó que teníamos los días contados;  después de grabar y firmar con nuestras respectivas disqueras. Sus compañeros y los míos dieron por echo que la relación se entraría y no paso. De echo mientras los días pasaban nuestra relación sé había echó formal y más fuerte. Y sabía que cuando llegará el momento de despedirnos, entonces sería doloroso. Tom y yo habiamos quedado en seguir la relación nada de eso nos separaría. Y yo estaba convencida de aquello.

—Al fín solos

Tom y yo subimos a la casa del árbol que habiamos remodelado el invierno pasado con frapes y una que otra golosina fría para el calor.

—Si—me senté en uno de los pufs y el me miró con desaprobación se sentó enfrente de mi y estiro su mano ofreciéndomela así que la tomé y el tiró de mi muy fuerte atrayendo hasta él—creó que hay mucho de que hablar—quedé sentada en sus piernas y el beso un costado de mi garganta
—Entoces porque no empiezas tú Tom
—¿Iremos a la graduación?
—¿Hablas de vestirnos desentemente y bailar y eso?—él asintió y nos besamos
—¿Me invitaras a ir contigo?
—Por eso te pregunto ¿Müller quieres hacerme el honor de ir conmigo a la graduación?

Yo asentí y volvimos a besarnos. Demaciado lento y luego demaciado violento, él comenzaba á acariciar mi cuerpo y yo dejaba que lo hiciera.
Nunca habiamos tenido sexo pero siempre habiamos estado a un paso de hacerlo y por alguna cosa no pasaba. A veces o mejor dicho casi siempre yo lo detenía y él no insistía.

Me separé de él y acaricie su rostro y acaricie sus labios tan condenadamente sexis.

—Talvez el día de la graduación sea el gran día
—¿Hablas de hacer...?
—Si habló de hacer el amor

Tom sonrió y me dio un pequeño beso. Después de la graduación nos separariamos dos meces y quería dejarle algo mío, habíamos acordado no terminar pero yo sabía que algo se traía y que eso mismo lo había atormentado toda la semana.

—Nos vemos Müller

Tom me dijo que iríamos a la graduación, una semana antes de la graduación. Por lo que tuve que salir de urgencias a comprar un vestido con mis amigas. Y de verdad que fue muy difícil porque quería llevar el mejor vestido y además habiamos quedado con Tom estar juntos esa noche así que para empezar lo haríamos en la casa del árbol porque era un lugar grandes y bonito.
Tom había quedado de arreglar la casa y dejarla bonita para nuestra gran noche. Así que una noche antes de la graduación hice una pijamada ahí mismo con mis amigas para que no se viera tan extraño que se quedará una colchoneta por error.

—Daniela, pasame la miel—Israel me llamó la atención—Estas distraida hoy
—Bueno es que hoy es la graduación
—Si pero no es la gran cosa

Es que el no sabía nada, absolutamente nada, y yo estana nerviosa por todo aquello. No tanto por la graduación era más bien por la primera vez.

Tom había venido muy temprano y después De haber estado un largo rato en la casita pero prohibió entrar y además yo no quería verlo antes de tiempo quería de verdad que fuera una sorpresa.

Tom llegó puntual á buscarme y nos dirigimos a la escuela, en dónda ya estaba abarrotodo el lugar, estaba nerviosa y él igual lo estaba aunque sabía disimularlo bien.

—Llegamos—me abrió la puerta y estaba increiblemente más guapo de lo normal con ese esmoquin—Te diré Dani Müller que esta es la primera y única vez que me ves vestido como un payaso
—Pues yo no te veó como un payaso te ve haces más a un ejecutivo
—Si dices que me paresco al ridículo de Iker y Logan me mataré
—Te ves mejor que ellos
—¡Oh vaya! eso me consuela

    Caminamos en un profundo y sepulcral silenció que me entumecia los tímpanos y hacía que mis nervios afloraran más.

—Estas nerviosa cariño

Dijo afirmando lo que era obvió acarició mis manos que estaban entrlazados con las mías.
Era un húmedo y caluroso día Julio, bueno en realidad era una noche cálida y húmeda de Julio. Un día para recordar.

¿Que decir de la graduación?  Todos lucimos elegantes cuando pasamos por los certificados y cuando un alumno dio el discurso de despedida, como si no supieramos que la mayoría de los egresados se dedicaría a ser profesor de música o buscaría una carrera más formal t en dónde se pudiera hacerse de dinero.
Después muchos se retiraron a sus casas para comer con sus familias y quedarse en las fiestas que muchos habían organizado.
Mi casa o más bien el sótano de mi casa sería sede de una pequeña fiesta.

—Israel—busqué a mi hermano con la mirada entré el gentecilla. Camine hasta toparmelo de frente—¿Papá sabe que toda esta gente esta aquí?
—Si pero papá no esta tuvo asuntos que resolver con Iker
—De acuerdo ¿Porque metiste alcohol?
—Oh vamos Dan, tomate un cerveza, fuma un cigarro no sé
—Si papá se entera de es...
—Mirá ahí vienen los Kaulitz—me interrumpió y apuntó a dónde estaban Tom y Bill
—De acuerdo pero dile a Chris que no quiero que estén fumando marihuana
—No seas tan dramática

Camine hacía Tom y salude a Bill.
—¿Me extrañaste?—me habló cerca del oído, ahora la música era muy fuerte
—Si—entrelace mis manos con las de él—Vamonos el olor a hierba quemada me mareá
—Si que es una fiesta loca
—No es solo el drogadicto de Chris, no dudo que igual se este metiendo coca

    Caminamos ahora con calma cuando llegamos a la parte se arriba. Nuestro destinó era fácil:  La casa del árbol.

En la parte de arriba había una tenúe luz que se esparcia desde el recibidor hasta la cocina y el comedor. Seguimos nuestro paso hasta la puerta trasera de la cocina que nos llevo al jardín.
Recuerdo bien que aquella casa la habiamos construido mi hermano, mi padre y yo. Un húmedo y cálido verano de julio de hacia ya muchos años. Y el invierno pasado la habíamos remodelado Tom y yo, era algo así muy nuestro.

Cuando estuvimos adentro, pude sentir un leve aroma a lavanda y y Tom caminó sin decir nada y encendió unas velas y el olor se hizo más intenso. La colchoneta estaba enfundada con unas mantas color beige y Tom que no era un romántico había dejado uj puño de pétalos de rosas lilas en dos esquinas de la misma.
Regresó hasta mi y se quedó justo detrás de mi, rodeó mi cintura y acomodo su barbilla en mi hombro. Yo cerre mis ojos cuando su cálida respiración golpeó la piel de mi cuello y permanecí así mientras sus manos acariciaban mi vientre y subían por mi caderas y hasta llegar a mi cenos.

—Cariño ¿estas lista?—beso mi mejilla y pestañe con lentitud—si no lo estas yo lo entendería
—Estoy nerviosa—dije en un susurro apenas audible

Sentí como las manos de Tom comenzaban a deslizar él cierre de mi vestido, el fresco golpeó ahora mi espalda y me estemeci. Tom me invitó a sentarme en la colchoneta, yo lo seguí. Y el me beso con suavidad, y siguió acariciandome hasta que quedamos acostados, yo medio desnuda abajo de él.

Otra vez sentí sus labios contra mi piel y entonces sentí todas las lágrimas acumularse en mis ojos y deslizarse por todo mi rostro.

—Tom te amo, pero no puedo, No puedo

Me observó Con serenidad y  tranquilidad. Beso mi frente y dejo caer la mitad de su cuerpo en mi pecho.

—No te preocupes, yo igual no puedo, creó que deberíamos esperar un poco más

Si un día para recordar, por supuesto que en ese momento todavía nos amabamos, con la intensidad del primer amor. Tom se quedó a dormir esa noche conmigo en la casa del árbol y me consoló mientras le decía que iba a extrañarlo en esos dos meces de gira.
Al día siguiente me beso con más cariño del desperado y me dijo que iría a despedirme en el aeropuerto, y se fué. Yo dormi por seis horas más.

Fanfic: En su sombra






                                         24. El principio del final. 



Cuándo desperté escuche el escándalo de Shaid y nieve, y eso era nada más porque Arumi estaba de regresó.

Escuche un largó silenció torturador, y escuche los pasos de Arumi dirigirse a la habitación. Y me sentí tan cobarde que fingí que dormía.

—¿Ya ves? Te lo dije mi papá esta borracho
—No lo esta, ahora mejor dejemoslo descansar

Escuché cuando dejo sus cosas y luego abando la habitación con Shaid.

—Mamá. Mi papi dice que estas rara
—¿Tú piensas que soy rara?
—Yo pienso que eres bonita mami y él que esta muy raro es mi papá
—¿Lo notaste?—él asintió—¿Cuando llegó el dijo algo?
—Solo que no hiciera ruido porque su cabeza iba a estallar. Por eso te digo que esta borracho
—No lo esta, corazón. Ahora que te parece si comemos algo
—Si, muero de hambre

Más tarde cuando salí de la habitación, Shaid y Arumi hacían tareas en la sala había un gran desorden de hojas, lápices y cuadernos.

—Hola Tom

Me detuve con el corazón latiendome en el pecho del miedo. Pensé que ella estaba tan ocupada que no notaria mi presencia.

—Hola Arumi—giré mi cuerpo para verla sin mirar sus ojos porque era justo ahí en dónde podía ver mi traición
—¿Pasa algo malo?
—¿Estas molesto?

Arumi y Shaid me miraron al mismo tiempo y trate de sonreír sin éxito.

—No y No—desvie la mirada contestando la preguntas de ambos
—¿Entonces por que te escabulles?—Shaid cruzo sus brazos en su pecho—¿Que acaso no puedes saludarno?
—¿Que comiste hoy? ¿Porque la altanería?
—¿Porque la amargura?
—Shaid deja de agredir a tu padre
—Si mami
—En la cocina esta la comida, es decir si tienes hambre
—Si, gracias

Y la verdad es que ese era el propósito inicial de salir de la habitación y tener que enfrentarme con Arumi. Sentía que las tripas se me partían del hambre. Y valía la pena arriesgarme, aunque el enfretamiento fué con Shaid y no con ella.

Me apresure a comer, pensando que talvez ella quisiera unirse y de verdad que quería no verla por lo menos hoy. Pero fue decepcionante que ella no visitará el comedor o la cocina para buscar algo, se la paso haciendo tareas y tareas y más tareas. Shaid en cambió visitó más veces de lo necesario la cocina y el comedor.

—¿Que te ocurre papá?
—¿Desde cuando te importa mucho? pensé que ahora eran solo tú y ella
—¿Desde cuando estas tan molesto y amargado?
—¿Porque no regresas a la sala a hacer cualquier cosa?
—Te quiero fastidiar un poco
—Lo has conseguido
—No, no creó de verdad que aún no te fastidio
—Ve a molestar a nieve

Estiré mis piernas debajo de la mesa y miré a Shaid.

—Te doy lo que quieras si mantienes el picó cerrado
—¿Porque tu cabeza estallara?—Asentí—¿es literal?
—¿Como sabes que significa literal? Solo manten tu boquita cerrada bebé
—Se escucha mejor cuando me lo dice Mamá

Sonreí pero el permaneció ahora imitandome, me estaba poniendo nervioso.

—Hola bebés—Arumi se dirigió al refrigerador y se sirvió agua—Que horrible silenció—se sentó á mi lado
—¿Que tal estuvo el sueño?
—Excelente, mejor que excelente—buscó mi mano y la sujeto firme con la de ella
—Mi amor—ahora se dirigía a Shaid—es tarde, creó que es hora de ponerte la pijama
—Si ¿me llevarías leche tibia?

Ella asintió y Shaid abandonó el comedor, mientras ella hacía lo que se supone que hacía yo igual abandone el lugar.

No tardo en reunirse conmigo en la habitación, al parecer Shaid se había dormido profundamente antes de que la leche y el cuento llegaran.
Así que se deslizo debajo de la cama y me observo.

—¿Puedes apagar la lámpara?
—Si
—Shaid tiene razón Tom ¿Que te pasa? ¿como que estas raro?
—Solo estoy cansado
—Dormiste toda la tarde ¿aún te quedan ganas de dormir?
—No pero tú si tienes sueño y no puedo hacer que te quedes despierta toda la noche
—Toda la noche no, pero...—giré mi cuerpo en dirección á ella y la bese
Pero entonces paso algo tan terrible, Arumi no era Arumi, es decir que sabía que si era ella pero en su rostro veía a Catherine y entonces sé me quitaron las ganas y empecé á sentir una culpa tremenda.

—¿Y que paso?—Arumi sé incorporó y se sentó con su espalda recargada en la cabecera de la cama
—Nada yo... no me siento bien
—¿Y hacer el amor el te haría sentir mejor?
—Creó que esta vez no—Arumi se sorprendió demaciado
—Tom ¿enserio dime que te pasa?

Yo igual me incorpore y volví a besarla y sucedió lo mismo, no era que esa chica me interesara por que ya había padado lo que debía pasar. Yo deducía eso como culpa.

Así que mejor la abrace y ella no dijo nada. Solo Me observó un largo rato trazando caricias en mi rostro hasta que se durmió tranquila y hermosa como ya era ella.

Pasarón unos días más, y aún sentía algo crecer en mi, era la maldita culpa que no me dejaba en paz por las noches. Arumi no comentaba nada acerca de mi estado de ánimo, se la pasaba dibujando en hojas blancas y tomando café. Últimamente se acostaba tarde, cuando simulaba que ya estaba dormido, mientras la observaba andar con cuidado para no despertarme.
Fué así que comencé a sentirme otra vez solo, Shaid iba a la escuela y después a pintura, luego Gustav jr y él jugaban o tomaban clases de piano con Georg. Arumi hacía tareas y no paraba de hacer bocetos; decía que ese trabajo debía de ser una verdadera obra de arte.
Y cuando nos acostabamos juntos a dormir, sucedía que la besaba y entonces aparecía el recuerdo de mi falta pero ella no me precionaba ni decía nada. Solo me abrazaba y decía que entendía porque igual estaba cansada.
Entonces no me quedaba duda de lo perfecta que era.

Arumi:

—¿Que te parece éste?

Shaid miraba mis atiguos trabajos y los que estaba haciendo ahora mismo.

—El profe Fred dice que pronto pintaré igual que tú
—Fred, Fred, Fred—Tom se sentó en uno de los sillones de la sala y nos observo
—¿Porque no te agrada mi profe Fred?
—Apuesto que te gustaría que tu profe Fred fuera tu papi Fred
—Espera ¿que?—Shaid miró a su padre y yo lo fulmine con la mirada
—Resulta hijo que tu padre es un paranoico
—Si me doy cuenta, además como que esta dañado de la cabeza

Puso los ojos en blanco y se bebió de un trago el contenido de una taza.

Nosotros seguimos observando nuestros trabajos y Tom decidió mirar un programa se televisión.
Después yo me retiré a la habitación, para arreglarme. Tenía una cita de trabajo.

—¿Shaid me acompañas?
—¿Papá te quedaras solo?
—Si, solo te encargo que cuides a tu madre porfavor
—Si papá

Ya no conducía asi que como Tom no se ofreció a llevarnos, abordamos un taxi que nos llevo a nuestro destino.

—Hola Arumi—Isaí venía acompañado de una mujer que supuse sería algún familiar debido al parecido
—Hola—me saludo con un abrazo y un beso en mi mejilla y desvío su mirada a Shaid
—Supongo que este caballerito es tu hijo—yo asentí y Shaid se escondió detrás de mi tímido
—Shaid saluda a Isaí
—Hola señor Isaí—hablo demaciado bajito que fue un milagro que Isaí lo escuchará
—Ella es mi hermana Isabel, y es mi socia

Nos saludamos y nos sentamos en una mesa enfrente de una pared blanca, la cual yo me encargaría de dar color.
Me solicitaron que la obra fuera algo fresco, y juvenil ya que Isaí tenía muchos restaurantes en la ciudad y este nuevo sería para adolescente y gente jóven. Nada formal.
Al final ambos hermanos me dijeron que confiaban en mi y que fuera el que sea la obra, ellos la aceptarían. Y acorde empezar a trabajar la semana siguiente.

Y es que tenía muchas ideas así que cuando empecé a trabajar ese lunes en la tarde después de la escuela. No ocupe ningún boceto, por que tenía todo en mi cabeza.
Trabajaba la mayor parte del tiempo sola excepto por la seguridad que cuidaba la obra y el restaurante del vandalismo. Era una mujer agradable llamada Esmeralda que se entretenía platicando conmigo.

—Hola, Hola—Isaí llegó una hora antes de lo acostumbrado—debes  de estar hambrienta
—Si

Así que cuando llegó me bajé de un salto de la tarima y camine hasta él. De echó últimamente me había sentido demaciado hambrienta a todas horas. Así que cuando comíamos en casa Tom se burlaba de mi porque comiá como si no hubiera comido en mucho tiempo. Apesar de sus chistes y juegos que hacía ocasionalmente, seguía raro, más que yo. Como si ocultara algo, y últimamente mandaba flores o chocolates. Y era muy raro porque el no era de esos tipos.

—Hola—Lo primero que sentí al entrar a la casa fué un ligero aroma a humó, proveniente del cenicero
—Hola—Tom me miró y enseguida apago el cigarrillo que fumaba—Es tarde. Shaid ya se durmió
—Si lo sé es que hoy estaba inspirada
—Yo igual estoy inspirado
—¿Así?—lo miré divertida y no pude evitar sonreír
—Si, ¿porque no te acercas más?
—Estoy cansada

Me miró decepcionado y suspiro, aunque yo me acerque a él y me senté en sus piernas.

—Supongo que tú igual
—¿Porque supones eso? Dije que estaba inspirado
—Porque lo has dicho otras veces y después de que me besas y haces magiá con tus manos lo dices. Incluso pareces mujer poniendo escusas
—¿Y te molesta?
—No me basta con dormir a tu lado Tom. Pero dime ¿que te pasa? tú no eres así, nunca habías dejado nada a medias Tom ¿no confías en mi?-Permanecimos en medió de un agradable silenció
—Es que me pasa algo realmente grave
—Tom no me digas que ya no... —Tom me miró y abrió grandes sus ojos y yo igual—que ya...
—Callate no lo digas, te aseguró que no soy impotente. Todavía puedo soy joven

Me empecé a reír demaciado fuerte. Y el igual.

—No se como demonios llegaste a esa conclusión
—No claro que no pienso eso-seguí riendo y el ahora cambió su postura
—Te aseguró que Incluso cuando seamos viejitos te haré el amor. Yo nunca seré impotente

Y mientras más hablaba más me reía y carcajeaba. Y aquello parecía no gustarle.

—¡Basta!—ahora con un movimiento brusco me acosto en el sofá
—Ya lo se Tom pero es que es tan gracioso
—No, no lo es y ahorita mismo te demostraré que no lo soy
—Te creó, te creó solo tengo mucha hambre y ya te dije que estoy cansada mi amor
—Tú eres la que me preocupa ahora solo quieres dormir y comer
—Mi día es agotador

Me siguió á la cocina y me esperó a que terminara de comer.

—Arumi ¿Alguna vez hasta pensado en otro hombre?
—No—conteste de imediato
—¿Ningún hombre que no sea yo te ha gustado?
—No—mordisque mi sandwich y lo observé—¿Y Supongo que a ti nunca te ha gustado otra mujer? Y que por supuesto no has tenido pensamientos impuros con otra mujer

Permaneció callado por mucho tiempo y entonces supe que había empezado el principio del final de nuestra historia.



Muchas gracias por leer y comentar ♡

julio 04, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra


23. Nuevos problemas


Regresé a clases normales después de dos semanas de precentar exámenes.
Mi ánimo estaba nuevamente por los cielos, que comenzaba a recordar que era lo que más añoraba. Mis amigos me recibieron con los brazos abiertos.
Fred me contó que ahora mismo estaba supliendo a un profesor en una escuela de arte para principiantes y que mi hijo era maravilloso.
Así que ahora mi vida era más o menos normal. Excepto por los fines de semana cuando Tom y yo permaneciamos en silenció, demaciado cerca del otro. Observando las acciones del otro.


Georg y Lorena habían organizado una cena en su casa tenían noticias nuevas "Lorena estaba embarazada" y era felicidad para todos. Ellos querían tanto un bebé y yo estaba tan agradecida con ellos porque incluso amaban a Shaid como un hijo.
Así que ahí estabamos, Tom estaba platicando con una rubia, claramente hermosa, prima de Georg. Me presentó como su esposa, y me dejó sola para continuar su plática con aquella hermosa mujer.
¿Celos? Claro que no. Era mi esposó yo tenía confianza en que el me amaba y él era libre de platicar con viejas amigas.
Por supuesto que a Shaid no le pareció y después de hacer un berrinche como nunca; su padre manejaba de regreso a casa molesto. Y yo fingia no mirarlo. Últimamente fingir nos salía muy bien.

-Arumi Dime que no tuviste nada que ver con que Shaid llorara de esa forma
-No yo no tuve nada que ver-me miro decepcionado-confió en ti mi amor
-¿No estabas ni un poquito celosa?
-¿Intentabas darme celos?
-Ya Veó que no funcionó
-Tom mañana llegaré tarde
-¿Porque?
-Haré tarea con Fred
-¿Que? Por supuesto que no permitiré que estes...
-Ya tranquolo-lo interrumpí-y a mi se me hace muy fácil darte celos. No es verdad. Iré a una entrevista alguien quiere que pinte un muró de un restaurante que esta por abrir en la ciudad
-Entonces te puedo acompañar
-Si, no veo el problema

Así que más tarde cuando estuvimos camino al lugar se La cita Tom dijo que iría a buscar a Shaid y pasaría por mi.

Antes de salir bese a Tom y él solo hizo que nuestro beso se prolongará más.

Cuando bajé del coche, al cafetería en la que me habían citado. Me senté en una de las mesas que estaban más cerca del lugar. Y paso un largo rato antes de que la cita se acercara.

Era un hombre de la edad más o menos de Tom, atractivo con unos ojos azules que imponía.

-Hola ¿Arumi?-Yo Asentí y el se sentó a mi lado

Entonces recordé cuando conocí a Tom que al verlo sentí una inquietud profunda en mi ser y eso solo se traducía en que me había gustado. No de la forma en la que Tom me había gustado, porque Tom me había gustado todo a primera vista y me había enamorado de él, igual a primera vista.

Pero él me había gustado de Una forma diferente. No era más guapo que Tom, tampoco era más atractivo que Tom y mucho menos me gustaba como me gustaba Tom. No.
Era completamente diferente, porque tenía algo que llamaba mi atención.

-Mi nombre es Isaí Hall
-Ho-Hola
-Me recomendaron mucho su trabajó por su profesor de Historia del arte
-Oh no sabía que él me había recomendado con usted
-Si y después de ver los catálogos con los trabajos de su salón, debo confesar que me enamoró su arte
-Gracias. Bueno que le parece si hablamos de lo que quiere para su mural
-¿Porque no me cuentas de ti? Eres soltera, casada o...-lo miré incómoda y él lo notó-me gusta conocer a las personas con las que trabajó
-Eh, bueno creó que como le dijeron mi nombre es Arumi, estoy casada y tengo un hijo. Eso es lo más relevante
-Oh vaya que mala suerte es usted muy hermosa

No pude evitar sonrojarme, él solo sonrió.

-¿Le parece Arumi que nos tutearamos?
-Si me parece bien

Tom llegó puntual a buscarme y Shaid ya estaba con él.
Salude a ambos y permanecimos en silenció mirando el camino, hasta llegar a casa; Shaid había cenado con su abuela y Tom igual. Yo no tenía hambre y nos fuimos a acostar temprano, yo le leí un cuento a Shaid y cuando se durmió, me dirigí a mi habitación.

Aun seguía sintiendome rara y pensaba en Tom muchas veces, aún seguía recordando que lo amaba y que nadie habia movido tanto mi mundo como él. Aunque igual y no me quitaba a Isai de la cabeza por que tenía ese algo que me había cautivado.

Tom entró a la habitación con un airé de despreocupación que me hizo ponerme nerviosa. Lo siguiente fué que entró al baño y no tardo tanto. Salió del baño vestido como para salir, yo de imediato supe que algo andaba mal, pero no cuestione nada y me dirigí a la cocina por agua.

Así que cuando él salió de la habitación me atravese en su camino.

-¿Y dónde es la fiesta? A la que parece que no fui invitada
-Dijiste que me tenías confiaza
-Y te lo reafirmó-lo miré a los ojos y el desvío la mirada-¿Solo quiero saber con quien vas y si quieres que te esperé?
-Con mi hermano y Georg y Gustav?-dijo dudando
-¿Estas seguro? Porque pareces no estarlo
-Estoy seguro

Ahora me rodeó con sus manos la cintura y me recargó contra la pared. Me beso con intensidad y me acaricio Por un prolongado rato.

-Si te vas a ir. Hazlo de Una vez-Le dije y solo me dio un pequeño beso

Confiaba en Tom, si que si. No había nada malo en que saliera, no. Eso decía mi mente.

Claro que lo lo extrañe toda la noche porque él regreso medió borracho a las nueve de la mañana del dia siguiente. Lo se porque me mando un mensaje a esa hora y porque Shaid me dijo que su papá dormía porque aún estaba abrió.
Regreso Cuando yo no estaba, porque hacía bocetos para pintar el mural de Isaí.

Por: Tom

"Te vas a ir al infierno"

Me había despertado con esa vocesilla en mo mente, después de descubrir que había amanecido en la cama de Catherine la prima se Georg.

"Te irás algo infierno por mentirle a Arumi y más aún por haberle faltado a tu matrimonio"

De regresó a casa conduje con precaución y al llegar me encontré con Shaid y Florecita. Y en la mesa de noche una nota de Arumi.

"Tuve que salir temprano, te dejó la dirección del lugar dónde estaré y llama si quieres"
Te amo.

Lo miré con remordimientos y volví a sentirme culpable.
Por supuesto que no llamé, menos fui a cerciorarmiie que estuviera ahí. Porque Arumi si era de fiar y si me era fiel.

Aunque últimamente nos habiamos distaciado un poco yo sabía que me amaba y ahora yo mismo sentía que no era digno de ella.

Les mandé un mensaje antes De dormirme.

"Igual confió en ti, no tardes mucho bebé.
Te amo "

...

Un capítulo de pilón xd
Nos leemos.