noviembre 12, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.



Tercera parte.

39. Todo se ve más grande.


Arumi:

Esa mañana Shaid había despertado de mal humor, desde que Tom se fué siempre estaba de mal humor.
—¿Tiene algo de malo las verduras?—nego varias veces destrozando las verduras con el tenedor—¿Entonces porque no las comes? 
—No tengo hambre, y las verduras al vapor no me gustan. 
—Las verduras al vapor es tu comida favorita. 
—Ya no lo es. 
—¿Entonces que quieres comer? 
—Nada.
Me apresure a recojer los platos y los dejé en el lavabo, cuidar de Shaid iba a ser díficil, de eso no había duda alguna.
Cuando Tom se  fué Shaid lloró casi toda la tarde enfrente de la puerta hasta que se durmio y lo lleve a su habitación.
Ahora estaba mirando la televisión o a menos lo fingiá muy bien como su padre le había enseñado. Yo en cambio estaba trabajando y analizando los dibujos que me habían entregado recientemente por mis alumnos. La verdad es que nunca pensé ser profesora pero me emocionaba mucho trasmitir a los demás algo de mis conocimientos. Y era increible poder convivir con jovenes que tuvieran el mismo interes y por endé supieran de lo que hablaba.
—Mamá, tengo hambre—,miré el reloj, eran las ocho de la noche y yo igual ya tenía hambre. 
—¿Que quieres que te prepare de comer? 
—Me gustaría más bien salir a comer, la mesa ya era muy grande cuando papá estaba, ahora es más aún. 
—Ah, bueno ¿que quieres ir a comer? 
—Pizza. 
—Ve y ponte tus tenis.
Shaid subió las escaleras y bajó despues de cinco minutos, ahora ya listo con sus tenis y se había cambiado su playera. Busque las llaves del coche y salímos. Nieve y Shaid ocuparón el asiento trasero.
—Mamá ¿cuando va a venir papá a vernos? 
—El vendra a verte a ti Shaid, y tú iras a dormir en su casa. El jueves en la noche vendra por ti y el domingo en la noche regresaras.
Llegamos a la pizzeria y Shaid pidió de hawaina yo igual y pidio una para llevarle a nieve.  
Durante todo el tiempo que estuvimos ahí estuvo mirando a una mesa que estaba atras que estaba ocupada por una pequeña familia de tres personas. 
Una mamá, un papá y una hija, yo me sentí peor de lo que ya me sentía y me dedique a comer en silenció mientras trataba de ignorar todo aquello.
De regreso a casa, Shaid se quedo dormido, mientras abrazaba a nieve y a la hora de bajarlo fue un poco díficil. 
Lo siguiente que hice fué llevarlo a su habitación y lo acosté en la cama, para que durmiera, mañana igual había escuela de verano.
Cuando regrese a la sala nieve me siguio y se acosto en el sofá, y cuando me senté acomodo se acomodó en mi regazó. Yo la quería mucho porque ella siendo una pequeña cochorrita se quedo y seguia a lado de Shaid, era la unica y estoy segura que si pudiera hablar nos echaría en cara que ella era la unica que había estado con Shaid siempre. Acaricié sus orejas y entonces el telefóno sonó; estiré mi mano para contestar  era Tom.
—¿Hola? 
—Ah, eres tú. ¿Puedes pasarme a Shaid? 
—Él esta dormido. 
—Vaya ok, mañana ya es jueves. 
—¿A que hora vas a pasar a buscarlo? 
—A las diez de la noche. 
—De acuerdo
Esperé pero no colgo, estoy segura que quería decir algo. Pero no lo hizo.
—Bueno, entonces tenlo listo a esa hora. 
—Si, no te preocupes. Desncasa Tom. 
—Descansa Arumi.
Era muy raro no tener la mirada acosadora de Tom, Shaid tenía razón ahora todo se veía más grande sin Tom. Antes sabía que él andaba por ahí en la casa pero ahora el vació era demaciado evidente y doloroso. Así que bien no quería llorar ni nada de eso así que camine hasta la habitación y despues de hacer la rutina nocturna me acosté en medio de la cama con la idea de que así no se sentiria grande pero no funciono.
Tom:
Cuando desperté en la mañana, me sorprendí de verdad de haber despertado a juzgar por la cantidad de alcohol que había ingerido la noche anterior, para nada me hubiera sorprendido que hubiera caido en un coma etílico. Me  incorporé del sofá  y me senti tan decepcionado de mi mismo. Permanecí sentado pensando en Arumi y entonces el timbre de mi celular me saco de mi ensonación, así que lo busque entre el desorden de la sala, hasta encontrarlo justo entre el montón de latas de cerveza y una botella vacía de wisky. 
—Hola. 
—Tom, ¡papá!—escuché el grito de Shaid reventandoi timpano. 
—Hola hijo. ¿Que pasa? 
—Mamá dijo que vas a venir por mi. —Si a las diez de la noche. 
—De acuerdo, pero no te demores. 
—Seré puntual hijo. 
—Entonces te veó a las diez. 
—Te veó a las diez.
Entonces caí en cuenta de que había estado bebeiendo desde ek domingo y que la casa no estaba lista para recibir a Shaid; y me sentí peor de lo que ya me sentía. 
Me puse de pié y camine a la ducha descalzo y despues de una breve ducha me sentí fresco y llamé al servicio de limpieza que ofrecía el condominió y salí para ir a buscar un lugar donde comer y sobre todo para ir a comprar la despensa. Que Shaid no comía cerveza y esas cosas que por ahora llenaban mi refrigerador hasta el topé.
Así que después de comer en una cafetería me dirigí al supermercadi y de ahí a una tienda especialicida en decoración de interiores para comprar las lás mantas de la cama de Shaid y pintura para que el lo decorara a su gusto ya que yo era muy torpé y sin imaginación. 
Támbien le compré ropa y cosas de ese tipo; regresé a casa a las cinco de la tarde y le pedí a una de las señoras de la limpieza que hicieran la cama de Shaid, mientras yo acomodaba la alacena y escondía las bebidas alcoholicas. Así que cuando las señoras de la limpieza se fueron me metí nuevamente a la ducha y tarde lo más que pude porque no sabía que hacer con tanto tiempo. 
Me imaginaba en este momento con Arumi cenando o haciendo tarea con Shaid. Me imaginaba besandola y protegiendola.
Tome una pequeña sienta en la ducha y cuando salí igual no tenía mucho que hacer y encendí la televisión en el canal de cocina y me quedé dormido.
Desperté a las nueve de la noche, justo a tiempo para ir a buscar a Shaid, salí del departamento y me dirigí al área del acensor que bajo hasta él sotano en dónde mi coche esperaba. 
Conduje con calma y tomandome el tiempo, el fracionamiento en donde estaba nuestra casa no estaba muy lejos de donde estaba mi departamento y no quería verme muy urgido por llegar así que cuando llegué eran ya las 10:00pm.
Cuando toque el timbre, no se demoraron en abrir y el que abrió fue Shaid, quien ya tenía su mochila preparada, nieve se aproximo a nosotros y Shaid le colocó su correa para llevarla. Lo bueno esque en mi edificio si aceptaban a mascotas, porque si no hubiera sido difícil dejar a nieve. 
Arumi bajó las escaleras y yo la observé mientras bajaba, se veía tan hermosa.
—Aquí esta la ropa de Shaid. Recuerda que mañana tiene que ir a la escuela se verano a las ocho de la mañana. 
—Si, claro.
Me entregó una mochila y trató de sonreir, despues se agacho a la altura de Shaid y lo abrazo.
—Divierte con tu papá, no le des problemas.
—Te voy a extrañar mami. 
—Te veó el domingo corazón.
Beso su frente y Shaid beso la.mejilla de su madre,  luego me miró y me tendió su mano para que la tomara y eso hice. Yo sonreí se forma más natural y nos dimos la vuelta rumbo al coche. Arumi cerró la puerta detras de nuestra espalda y apago las luces de la casa.

Fanfic: 2. Mdness

Ha pasado el tiempo, pero todavía siento lo mismo.
Quizá debería dejarte ir. —Ed Sheeran: Give love 



1. Déja Vú




Tom:

Había sucedido hace tanto tiempo, pero el recuerdo no era borroso, era una película  que se repetía todos los días desde que la ví tan acabada, que ya no se parecía en nada a la chica que había conosido dos años antes en el estacionamiento, mientras esperaba por el avisó de entrada.
Esa mañana me había despertado con una alegría tremendamente inexplicable, que no me molestaba que estuviéramos en víspera de regresó a clase, de echo me parecía fantástico estar de vuelta con todas esas chicas ahí sería entretenido tener por primera vez niñas.
Bill y yo habíamos llegado temprano para ubicar a nuestros amigos y nos habíamos ubicado en un asiento cerca del estacionamientos, los vehículos iban y venían hasta que entró al estacionamiento el coche último modelo de Harry Müller, Harry Müller era muy conosido en la ciudad por que era un adinerado y millonario magnate de los negocios y empresas, su coche era de un color rojo que tenía los vidrios polarizados y estaba blindado, como si fueran de algún narcotráficante o famoso. Se estacionaron muy cerca de nosotros que era imposible no admirar la belleza del vehículo que traía.
La puerta se abrió y apareció Harry Müller con su traje de negocios, y corbata.

—Les dije que no encontrariamos lugar.
—Yo no fui él que tarde horas en el baño.

Su hijo Israel Müller siempre había dejado en claro que no le agradaba y yo igual se lo había dicho; competiamos en todo. Georg observo la escena conmigo, Israel y Harry sé dirijeron al maletero y comenzaron a bajar las maletas, en dónde estaban incluidas malestas rosas. Además Harry Müller dijo "Les dije" yo pensaba que Isrsel era hijo único, ahora quería ver quién más venía en el coche. Mi corazón se aceleró mucho cuando la portezuela se abrió y entonces del interior salió la figura de una chica. Su cabello era negro y muy largo, su silueta era pequeña y menuda, su piel era demasiado blanca. No era muy alta y ahora solo quería ver su rostro. Camino hasta dónde estaba su padre y entonces fué cuando me miró, tenía unos hermosos ojos color gris que se lejos asimilaban ser verdes, el mundo se detuvo y se hizo más lento. Nos observamos por un minutó eterno;ella desvío la mirada y buscó algo en el maletero, y sacó una pequeña mochila de cuero negro que se colocó en la espalda.
Caminó en mi dirección y cuando pasó a mi lado sonrió y algo paso una brisa fresca soplo haciando que su cabello se elevara por encima de su rostro.
Pasó de largo y se reunió con tres chicas que estaban más atrás.
Intercambiarón un par de palabras y volvió á pasar a mi lado. Solo que esta vez hizo lo que yo no me había atrevido a hacer.

—Hola— me dijo con su voz suave y me quedé paralizado. Que no pude responder. Quedando como un tonto.

Escuché las risas de la chica y sus amigas.

—¡Uf! La hermana de Müller es preciosa—.dijo Georg sacandome de mi ensonación.
—¿Ella es hermana de Israel?

Ahora era totalmente diferente, Müller estaba ahí parada con una bolsa muy grande de mano y tenía Una melena muy larga color gris. Su piel aún seguía siendo blanca y sus ojos tan grises que con la luz del sol se veían verdes.
Se detuvo cuando noto mi presencia y yo me quedé helado al verla. Seguía siendo menuda de cuerpo y baja de estatura. Nos miramos por un eterno minutó y ella avanzó nuevamente hacía nosotros.
Yo quise escapar en ese momento, pero no podía moverme, era como si mis píes estuviera clavados en el pavimento. Sentía que me iba a desmayar ó que sé me iba a salir el corazón, con cada paso que daba, pero no venía en dirección a nosotros. Paso de largó y entonces escuché la voz conocida de Iker. La miré de reojo cuando abrazó a su novio y regresaron hacía Israel Müller.

—¡Uff!  Daniela Müller, sigue siendo hermosa.
—Lo sé—contesté sin quitar mi mirada de ella—¡espera!—Georg y yo nos miramos—¿Sentiste lo mismo?
—Si es como una especie de Dejá vú.
—¿Que hace ella aquí?
Bill la observó feliz y caminó en dirección a ella. Y cuando la tuvo enfrente la abrazo e intercambiaron palabras.  Yo seguía tan agitado y sorprendido que no sabía como actuar.

Por supuesto que ella no me miró ni por un segundo y permaneció unida al agarre de su novio. Mientras platicaba con mi hermano. Después se despidió de él y camino nuevente en nuestra dirección y abordó el vehículo de Iker.
Yo miré a Georg y suspire disgustado, y entonces se vino la idea de que podía estar dormido, pero supe que no seguía dormido cuando tuve que arrastrar mis píes hasta la entreda de la compañía discográfica y estuve en una pequeña junta con los productores y ejecutivos y al salir me encontraba tan perdido que no sabía de que habían hablado o que había firmado.

—¿Puedes manejar de regreso? Yo me siento un poco mareado.

Georg asintió y esperó a que entrará á el automóvil y subió después de mi. Él y Gustav se iban de regresó a Alemania esta misma noche; mientras que Bill y yo nos quedabamos permanentemente en Los Ángeles.
Y sabía que me costaría mucho vivir ahí sabiendo que Müller igual estaba aquí. Esperaba que solo estuviera algunos días, no quería perder la razón como había pasado años atrás.

—Nos vemos pronto—dijo Georg mientras hacía una lista mental de sus cosas.
—Estamos en contactó.

Y tanto Gustav como Georg se despidieron antes de salir rumbó al aéreopuerto.
Yo solo quería acostarme en mi cama, y tratar de seguir con mi vida después de haber visto a Müller y de saber que se casaría con Iker.

Cuándo Gustav y Georg se marcharon, me encerre en mi habitación sin mirar a mi hermano y sin decir palabra alguna. Ahora viviríamos ahí y lo único que quería era divertirme y buscar algunas chicas.


                            [~]

Después de una semana decidí que era tiempo de salir de mi encierro; Bill había venido un par de veces para saber si estaba bien, pero no lo estaba y eso era obvió. Bill decidió no preguntar nada, porque estaba muy cansado de pelear y a estas alturas yo igual ya lo estaba, porque no era nada divertido distanciarme mucho tiempo de mi hermano.

Cuando bajé a la sala, pude darme cuenta que estaba solo y que tenía hambre, así que busque las llaves de mi coche y salí de la casa; Bill no había dejado una nota o avisado que se iría seguía molesto eso era seguro.
Conduje sin rumbo hasta llegar a una cafetería que estaba muy poco retirada de mi casa y del centro de la ciudad. Nunca había ido ahí pero siempre lo había visto cuando pasaba por esos rumbos, se veía agradable y tranquilo y eso era lo que necesita; baje del vehículo y entre a la estancia. Miré el lugar y úbique la mesa màs alejada del lugar, camine hasta ella y un chico se acerco a mi.

—Buenos días, aqui esta el menú. Le daré unos minutos para que decida que quiere y regreso enseguida.
—Gracias.

Miré la carta y a pesar de que tenía mucha hambre, no me sentía con ganas de comer. Y aquello me pareció muy raro para empezar.
Después de algunos minutos el mismo chico se acerco.

—¿Ya ha decidido?
—Solo quiero la hamburguesa vegetariana y jugo de naranja.
—En un momento esta.

Se fué y me dedique a mirar el lugar, la clientela número uno de este negosio eran los universitarios que se sentaban en grupo y bebián café; también habían una que otra pareja de novios y chicas que leían algún libro solas.

Unos minutos después llego mi desayuno, que muy contrarió a lo que hacía siempre, esta vez lo comí despacio, saboreando la hamburguesa y la naranjada, pensaba Dani y que ahora la promesa de no cruzarme en su camino se estaba complicando pues antes ella estaba lejos y ahora estaba más cerca de mi.

Cuando terminé la hamburguesa, pedí la cuenta y después de pagar me marche, a mi departamente de soltero. Bueno casí siempre que Bill y yo peleabamos iba a dormir ahí o cuando necesitaba un lugar en donde llevar a alguna chica, ya que Bill me dijo y me exigio respeto a nuestra casa. Necesitaba ir porque no había ido en mucho tiempo y sobretodo porque era fín de mes y aún no había pagado por el mantenimiento.
Estaba en una de las zonas más importantes de Los Angeles. Con mucha seguridad y mucha privacidad, aborde mi vehiculo y lo puce en marcha rumbo a mi departamento.

Cuando llegue me estacione de imediato en el sotano en mi lugar asignado y camine al elavador. Presione el piso uno y cuando llegue a la recepción, la jodida lúz me sego. Me acerque de mal humor a la recepción y me atendió Alán.

—Ah, señor Kaulitz.
—Tú sienpre tan educado, Alán  ya te eh dicho mil veces que me llames Tom.
—Lo siento Tom. Que bueno que viene a darse una vuelta. Porque de echo ya toca...
—Si, si ya se—lo interrumpi mientras buscaba mi billetera en el  bolsillo de mi pantalón—A eso venía—,le dije mientras le entregaba mi tarjeta de credito.

Paso el plastico por la terminal y cuando salió el baucher me entrego el recibo y un bolígrafo para que firmará.

—Aquí tienes tu copia Tom.
—Gracias.

Dije mientras guardaba el recibo noté que había mucha gente y entre ella había gente que parecía hacía mudanza, y cuando me di cuenta que estaban metiendo cosas entendí que había un nuevo inquilino.

—¿Porque hay mucho movimiento Alán? ¿Acaso vivira alguien muy importante aquí?
—Así es, un importante empresarió compro una suite en el sexto piso para su prometida.
—¿Empresario?

Asintió y me quede muy extrañado. Aunque no era raro ya que estos eran condominios muy caros y solo personas importanres vivían aquí.

No le tomé mucha importancia y subí hasta mi departamento al cuarto piso.
Al abrirlo me llegó un fuerte olor a humedad, tenía un mes que no venía y ahota tenía que llamar a la señora que venía a limpiar mi departamento, nuevamente no le tome importancia y camine hasta mi habitación esta tenía dos habitaciones, aparte de la sala, la cosina , y dos baños y medio.
Cuando entré me dirigí al baño y puce a llenar la tina, mientras buscaba ropa limpia, despues solo me introduje en el agua tibia y permanecí ahí por casi una hora.

Cuando bajé más freco dispuesto a irme ya a casa, para ver si Bill ya había regresado a casa. Me detuvé cuando en la recepción escuché una voz familiar, era una voz suave, un poco timida y era como yo la recordaba, me sentí estupido cuando me escondí detras de una gran planta para escuchar la platica.

—Buenas Tardes señor Dennison.
—Buenas Tardes Alán, ¿la mudanza ya esta?
—Si, señorita Müller aquí están las llaves se su departamento y las copias.
—Las copias son de Iker.
—Lo siento, lo siento y recuerde que cualquier cosa que necesite estamos para servirle las 24 horas del día, solo tiene que marcar en la línea el nunero cero.
—Muchas gracias Alan.
—De nada y que tengan una bonita tarde.

Me apresuré a caminar escondiendome y tratando de ser invisible y lo logre. Ellos caminarón a el elevador tomados de la mano, lo unico que pude ver fue el cabello largo y gris de Daniela antes de que el elevador se cerrara.

—Alan, ¿Daniela Müller vivira aquí con su novio o vivira sola?
—Tom ya conoces las políticas del edificio, ademas no lo sé. ¿conoses a Daniela Müller?
—Un poco, es una cantante europea y sé igual es la heredera de uno de los magnates más poderosos se Europa.
—Bueno el peridico decía que esta aquí en Estados Unidos por negocios y por música igual.
—¿Que suite compro su novio?
—Eso no te lo puedl decir ya hable contigo de las políticas del edifió.

Me sentí muy agobiado, no pude sobornarlo ni nada de eso. Y tenía que desistir por lo menos hasta que cesar que es otro recepcionista en el edificio regresara de vacaciones, él sería mi salvación y nervioso llavé al departamento de Dan.





noviembre 09, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 2. Madness


"Ella seguía siendo, hermosa, ella seguía clavada en mi corazón. Ella ya no era mía. "




Prólogo... 



Daniela 
7 años antes de hoy... 

Dicen que las malas rachas inspiran a las personas a cambiar y que el tiempo es la mejor medicina para el dolor; yo no se si eh cambiado en algo que no sea mi físico.

Aún recuerdo el episodio de mi vida que más me marcó y más dolor me hizo sentir; recuerdo a mi padre llorando abrazado de mi cuerpo en una camilla en él hospital más caro de Leipzing. Á mi hermano gemelo pidiendome que no lo dejará porque yo era su otra mitad  y al médico decirme que había perdido á mi bebé que no sabía que existía cuando me tomé todas esas pastillas y corte ambas muñecas para morir más rápido. Nadie lo dijo pero ya había asesinado a una criatura inocente.

También recuerdo como terminé con Tom para siempre, días después de haber perdido á nuestro bebé.
Fué á visitarme y yo aun estaba confudida y mareada por todas estas pastillas y el médicamento que me habían suministrado.

Hoy la actualidad 2011...

Supongo que en siete  años muchas personas logran olvidar parte de su pasado ó a las personas que influyeron y fueron importantes; no creó que ese seá mi caso.
Con casi veintidós años, aún tengo clavada la espinita de Tom Kaulitz, nadie, mucho menos mi hermano saben que aún guardo una pequeña foto de él. Si esta oculto en la portada de un CD de Nirvana y aún sigo odiandolo con la misma intensidad con la que lo amo. Aún desearía besar sus labios y compartir la cama con él.
Pero, él parece haber cumplido con su amenaza de odiarme; ahora que se la vive de cama en cama. Se ha de haber olvidado de mi.

—Müller tú novio esta aquí.
—¿Iker?—acomode mi cabello—pero quedé con él de vernos después del concierto.
—Pues esta aquí—Ronnie se sentó a mi lado, lo que seá que quiera será mejor que lo diga en cinco minutos. Porque ya van a subirse al escenario.
—Dile que pase y no te preocupes.
—De acuerdo.

Seguí acomodado la joyería de mi cuello y me retoque mi labial. Cuando Iker entró, tenía un airé misterioso así que me puse de pié y sonreí lo mejor que pude.

—Hola Iker.
—Hola princesa, yo quería desearte suerte en éste último concierto.
—Gracias es lindo de tú parte.
—Y cuando acabé quiero invitarte a comer.
—No, no—,dijo mi hermano—Hoy si irás al after.
—De acuerdo que te parece Iker si vamos a la fiesta y después vamos a cenar.
—Me parece bien.
—Diez minutos—,dijo Ronnie.
—Suerte preciosa—Iker beso mi frente.

Y entonces nos enfilamos para dirigirnos al escenario. Era el último concierto, con el finalizabamos la gira de nuestro tercer álbum. Y no estaba muy convencida de ir a la fiesta que habría al terminar; estaba mentalmente cansada.

[~°~]

Al llegar al camerino Ronnie nos esperaba con una botella de Wisky, que sirvió en seis copas y entonces brindamos por el final de la gira, ahora solo era cuestión de ir al hotel a retocarnos y esas cosas que para mi eran muy tardadas.
Iker se había ido y él iba a pasar por mi al hotel para ir al After. Estábamos de regresó al hotel. Y esperaba poder apresurarme para llegar, tomar las fotos y  después largarme de ahí con Iker.

—Vamos Müller—,me dijo Chris—Isrsel ya esta en la Van.
—Baja, ya solo me pongo rubor.
—Chris, mejor baja—Iker había llegado, yo llavare a Dani en mi vehículo.
—Pero tenemos que llegar juntos.
—Si, lo se. Y no te preocupes, llegará a tiempo.

Christian se marchó y me dejó con Iker, me calze y me dirigí a la sala. Ahí estaba Iker y se veía diferente, no tenía su traje de negocios habitual. Y enserio que era una dicha verlo informal.

—¿Y como me veo?
—De acuerdo al plan—, sonrió y agarre mi chamarra.
—¿Nos vamos?

Asentí y nos dirigimos al elavador para bajar al sótano en dónde estaba el estacionamiento.
Iker ubicó su auto y en ése momento la Van en dónde iban mis compañeros salió antes que nosotros y nos tomaron ventaja; Iker había llevado ése día un Mercedes convertible y había bajado el techo. Estaba haciendo calor, era una húmeda noche del mes de Julio y detrás de las nubes grises sé escondía la lluvia que ya se había condesado y se preparaba para caer en cualquier momento. Para nada  me gustaba este clima semi tropical y árido, yo prefería la fría y antigua Alemania. No veía la hora de regresar.

—Esta haciendo calor.
—Si por eso me puce tacones y no botas, siento que me estoy asando. —Pensé que te gustaba éste clima. Yo quería que le hicieras caso a tu padre y vinieras a vivir aquí.
—Amo Europa y Alemania, si viviera aquí me iría a Alaska o a New York. Aquí me derrito como mantequilla.

Permanecimos callados hasta que llegamos al club en dónde sería el After, algunos invitados ya estaban ahí y uno que otro fan igual. Iker se estaciono y esperó a que bajara para entrar. Mi hermano y compañeros ya estaban ahí; no me sentía tan cómoda pero había aprendido a disimular así que ya era muy fácil para mi todo eso.

—Daniela Müller—, Zac mi maquillista y asesor de imágen se acercó a mi y me saludó—. Te ves hermosa, como siempre.
—Gracias cariño.

Un mesero nos ofreció bebidas y me acerque al resto de la banda, Ronnie pidió una foto de los cinco y después los cinco con él. Habían personas que se nos acercaban y nos pedían fotos o firmas.
Yo, ya me estaba inquietando y quería salir huyendo de ahí.

—Es hora se irnos—le avisé a Iker y él asintió.

Fué por el coche y nos marchamos del lugar hacía algún lugar desconocido. Que empecé á reconocer cuando él viento salino me golpeó el rostro. Iker estaba bastante nervioso y muy raro.
Había compartido seis años de mi vida con Iker, un año después de terminar con Tom y cuando finalizamos nuestra primera gira mundial. Él me pidió que fuera Su novia, durante todo ése tiempo él estuvo tan cerca de mi y que a nadie le pareció raro; porsupuesto que no lo amaba, yo le tenía un gran apreció porque siempre había estado ahí para reanimarme y es por él que no terminé amargada estudiando economía o cualquier basura y estaba ahí cumpliendo mi sueño.

—¿A dónde quieres ir a comer?
—Creó que me gustaría comida Italiana.
—Conozco un restaurante bueno.

Así que bien condujo en silenció hasta un restaurante en el centró de la ciudad, yo había bajado él cristal, ahora mismo, solo quería airé puro y fresco. Iker estaba muy callado concetrado y  sé veía nervioso. Entró al estacionamiento y aguardo un momento antes de  bajar.

—¿Ocurre algo?
—No solo estoy un poco nervioso.
—¿Porque?
—No lo sé.

Bajó del vehículo y me abrió la puerta para que bajará, seguía con ese look informal que incluso se veía atractivo.

—Buenas noches.
—Buenas noches, necesitó una mesa para dos.
—Si claro. Pasen por aquí.

La hosstes nos guío a una pequeña sala de espera y de ahí un mesero nos llevó a una de las mesas que estaban bastante lejos de la puerta, claramente era una mesa común, para dos pero desde que la vi supe que algo no andaba bien. Porque era la única mesa que había y estábamos enserio alejados de los demás. Iker arrimo la silla para que me sentara y luego se sentó enfrente de mi. Un mesero nos trajo el menú de vinos, por supuesto Iker pidió él mejor, ya que el si sabía y conocía de vinos.

—¿Te gusta este lugar?
—Creó que es bonito y elegante, pero hubiera preferido  pizza o algo así. ¿Porfavor dime que no celebramos algo especial?  Porque no te compré nada.
—No, no es eso. Bueno yo quería estar a solas contigo—, sonreí un poco incómoda y el mesero sirvió el vino y nos dejó solos—Hoy estas hermosa.
—Gracias—Iker se estaba portando extraño. Yo para nada me sentía hermosa, para empezar el color gris  se comenzaba a caer de mi cabello, me sentía un poco sudada y me sentía incómoda—¿Enserio no pasa nada?
—Yo no sé como hacer esto, yo quería que fuera especial y necesitaba algo más de tiempo. Pero incluso si esperaba más tiempo iba a ser muy difícil.
—¿Que pasa?
—Daniela Müller—Iker buscó algo en el bolsillo de su chaqueta hasta que sacó un pequeño estuche con un forro aterciopelada color esmeralda. Y yo sentí mi estómago rugir—¿Quieres ser mi esposa?

Cuando abrió la pequeña cajita, apareció ante mi un anillo con una pequeña esmeralda. No me había sorprendido en lo más mínimo su petición, porque sabía que algún día lo haría, me sorprendió el echó de que fuera tan pronto.

—Si—le dije aún sin estar convencida. Pero no tenía de otra igual nunca estuve convencida de ser su novia y llevamos seis años.

Sonrió y entonces supe que talvez había cometido un error. El peor error de mi vida.
Porque sabía de ante mano que aunque eramos novios desde hacia seis años, solo eramos amigos y que en esos seís años había habido mucha infidelidad de su parte pero no lo culpaba nervioso o esperaba que se mantuviera en selibato o buscara lo que yo nunca le había dado en otras mujeres. En fín que a mi hermano le iba a parecer la pepr estupides qhe había cometido superaba incluso a los dos intentos de suicidio.
Pero ya nada me importaba y me había superado a mi misma en cuanto a estupidez.



Nota:  Esta historia sera narrada por Tom expeto claro el prólogo.

Fanfic: En su sombra.



noviembre 07, 2015 | By: Acuarelagris♡

1.5 La vida viene sin hacer daño.



Epílogo 


Las primeros rayos de sol comenzaban a iluminar el interior de la casa.  Pero Daniela estaba despierta desde hacía mucho rato.

A falta del sueño había echo todas sus tareas atrasadas y ahora no tenía pendiente alguno. Así que despues de ducharse y desayunar estuvo mucho tiempo pensando en Israel y su banda, o mejor dicho en su ex banda.
Pero no quería mortificarse pensando en cosas que le hacían sentirse vacía así que dejó aún lado esos pensamientos y se dirigió a la universidad.

Más tarde Israel se reunió en la antigua sala de ensayo de la banda. El sotáno de su casa y permaneció mirando al techo mientras fumaba y pensaba en que hacer.

—No sé como propone Ronnie cantar en íngles si Anna apenas puede cantar en Aléman—,se quejo Chris al leer la letra de la nueva canción. Yo no entiendo que mierda quiere decir esto.
—No se preocupen por Anna. Ella esta fuera—aseguro Israel.
—¿Que?
—Anoche le dije que ya no la quería más en la banda.
—¿Que? ¿Y que haremos?  Eso de audiciones ya me esta fregando la puta paciensia. Si a menos hablaras con tu hermana—dijo Aldair completamente furioso.
—Lo haré,  esta noche hablaré con ella.
—¿Y que si no regresa?
—Continuaremos con la banda y ya estuvo. Ahora relanjece y  sigan practicando es fácil hablar ingles.

Estaba pensando en como proponerle a Dani que regresara; había pasado ya dos horas desde que Daniela había regresado de la universidad. Y aun no sabía que iba a decirle por eso prefirió esperar más y ordeno que le sirvieran el almuerzo a él y sus amigos ahí en el sótano.

—Daniela llegó hace cuatro horas ¿No piensas decirle?—Arthut estaba tan exasperado como Chris y Aldair
—Pensaba platicar con ella en la noche. Pero creó que puedo hablar con ella ahora mismo.

Todos asintierón. Israel miró a las escaleras, cuando se escucharon los pasos firmes de Daniela que venía bajando las escaleras. Se veía diferente. Su cabello negro había dejado de ser negro, ahora de un azul muy palido que hacía resaltar su palidez y sus ojos, y por supuesto lo tenía un poco más corto y ya no era lacio, era más ondulado.

—Hola ¿Me extrañaron?—dijo sonriendo y entonces todos se acercaron a abrazarla.
—¿Un unicornio vómito tu cabello?
—Si, fue justo eso. Ahora porque no mejor ensayamos. Ronnie me dijo que tiene un nuevo proyecto.

No se sentía completa, no del todo. Regresar a la banda le sentaba bien, por lo menos la distraía de pensar en Tom.
Mientras trataba de olvidar que alguna vez el existió....




Nota: Sigo con el bloqueó, y aunque ya avancé en el capítulo de en su sombra, aún no lo término. Esperó sean paciente y bueno aquí termina esta fic y en estos días igual empieza la siguiente parte, que esperó lean.
Muchas gracias por leer! 🌌

noviembre 05, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño.

Capítulo Final. 



Tom:

Supe desde que desperté que no iba a ser un buen día, llevaba días sintiendo un fuerte dolor punzando mi pecho y después de algunos días el dolor paso a ser una opresión que me tenía muy preocupado.
Y justo hoy cuando desperté tarde más de lo normal en levantarme de mi cama, sentía qmuy pesado mi cuerpo y no quería hacer nada.

David se había empeñado en hacer esa reunión hoy porque ahora después de componer estudio de grabación; pero supe desde el momento en que Israel Müller logró entrar a la casa de Dave que algo no iba bien. Con su hermana muy seguramente por la forma en la que camino hasta mi y me sujetó con fuerza contra la pared, lo vi en sus ojos. Ella no estaba bien.

—¡Te lo advertí?! —gritó furioso antes de golpear mi estómago y minutos después aventarme contra el suelo y comenzar a atacar.

Dave por supuesto intervino nervioso y molesto.

—¡Sueltame!  Lo voy a destruir y lo voy a matar y nadie me lo impedirá. —¿Que te ocurre? —Bill se acercó a mi y me ayudó a ponerme de pié. Yo seguía sin reacción.
—Todo es culpa de tu maldito hermano.

Gritó aún más histérico y continuó batallando por liberarse de Dave.

—Pero ¿que ocurre?
—¡Suéltame, Suéltame!
—¿Es Daniela?

Entonces reaccione y lo miré a los ojos, sus ojos que tanto se parecían a los de su hermana. Y sin pensarlo le dije todo lo que nunca le diría.

—Tú hermana esta loca y desquiciada, Y tù eres un demente. Me importa muy poco lo que le pasé. Ella terminó conmigo—, ahora estaba más molesto—No me interesa ella ni nada que tenga que ver con ella. N contigo.

Israel no dijo nada y me miró serió.

—De acuerdo. Esta bien pero si  ella muere seguira siendo culpa tuya y juró que te arrepentiras de haber nacido.
—¿Es una amenaza?
—Es una amenaza—,afirmo y se giro para irse de ahí.

Todos mirarón a Dave y èl asintió resiganado. Y entonces todos desaparecierón al mismo tiempo que Müller lo hizo.

—¿Y tú que?  ¿No piensas ir a ver a tu novia?
—Ella no es mi novia. Por si no recuerdas tu me aconsejaste que la dejara.
—Si, pero de todas formas esta mal y sabes que no querías decir nada de lo que dijiste.
—¿Porque piensas eso?
—No lo pienso Tom. Lo afirmó.

Permanecí en silencio mientras enrrollaba algunos cables del amplificador. Y pensaba que nada podía salir peor, se suponía que hoy ensayariamos la primera canción y Dave le daría el visto bueno. Pero no, nada podía estar peor.

—Dile a Bill que cuando decidan regresar el ensayo será más.
—Si claro.

Así que bien salí de la casa y camine algunas cuadras y aborde el primer taxi que se detuvo para ofreser el servicio.
Y condujo lentamente o por lo menos así lo sentí.

—Gracias—, le dije al taxista cuando baje del vehículo y camine por el largo estacionamiento hasta la entrada del hospital.

No estaba muy convensido de lo que iba a hacer, porque si Israel me encontraba merodeando por ahí me mataría o a menos lo intentaría.

Camine hasta la recepción, detras de la recepción había una enfermera bastante mayor, me dedico una mirada rapida y regreso su mirada al ordenador.

—¿Que quieres contesto con brusquedad?
—Buenos días. Yo quiero saber de una paciente.
—¿Cual es su nombre?—me miro nuevamente y regreso su vista al ordenador.
—Ella se llama...—miré el largo pasillo y suspiré—Yo, lo siento mucho. Me equivoque de hospital.

No dijo nada y yo me alejé del lugar, camine por el pasillo que conectaba con la sala de espera; busque con la mirada a el señor Müller pero no estaba, y continé mi camino por un largo pasillo, iba tan distraido que no me dí cuenta que un grupo de enfermeras y un doctor pasaron de largo y tuve un mal presentimiento que me obligo a seguirlos.

Entrarón a una habitación, yo miré por la ventana y ahí estaba ella conectada a un montón de aparatos y tenía muchos vendajes. El doctor le daba un masaje cerca de su pecho y una enfermera le conectaba más suero por vía intravenosa.
Me sentirme más tranquilo cuando al fín todo paso y estuvo estable; esperé con poca pasiencia que todos salieran de la habitación para poder entrar a verla;  sentía una tremenda necesidad de setirla cerca de mi.

Así que cuando nadie estaba cerca entre a la habitación blanca. Y camine hasta llegar a su lado, la miré por unos minutos y envolvi su mano con la mía. Tenía su mano fria y sus labios morados su piel lucia muerta como ella.

La miré sin poder explicar todo lo que sentía y todo lo que ella había despertado en mi.
Me sopresalte cuando una enfermera entró a la habitación.

—¿Que haces aquí?  Esta paciente tiene proíbido todas las visitas.
—Yo soy su...—la enfermera me miro—soy alguien muy cercano a ella y quería saber como estaba.
—Esta bien. Sobrevivira. De echo no creó que se quede más de una par de noches.
—¿Que le paso?
—Se lleno el estomago de pildoras para dormir. Perdío sangre debido a una gran herida en su brazo izquierdo y perdio a su bebé.
—¿Su bebé?—la miré incredulo y la enfermera asintió.
—Tenía casi un mes. No creó que lo supiera. Ahora necesito que salgas de la habitación la trasladaremos a una habitación. Puedes esperar en la sala de espera.

Salí sin decir nada y me detuve ante la presencia de él señor Müller, Israel. Mis compañeros y el resto de la banda de Dani. Y camine justo detras de unos enfermeros para poder pasar desapercido ante la mirada se todos aquéllos que no me esperaban ahí.

Camine hasta la salida y esperé a que algún taxi se detuviera. Espere casi media hora antes de que eso pasara. Aborde el taxi y le indique la dirección a seguir.

De pronto comencé a sentirme mal. Si ella estuvo embaraza solo significaba que ese bebé era mi hijo o hija. Y saberlo ahora me hacía tan miserable y no podía describir todo el dolor que sentía por ella y por estar lejos en este preciso momento.

Cinco días déspues, fue dada de alta me entere por escuchar a hurtadillas una conversación de Bill y mamá. Así que fui hasta su casa y espere a que la camioneta de su padre entrara a su manción, mientras me daba valor para entrar y enfretarme primero a ellos y déspues a Dan.
Cuando estuve enfrente del gran portón, me sentí nervioso tanto que empece a sudar frió.
Antes de que tocara el timbre el portón se abré y una mujer me observa.

—Buenas tardes—le digo y ella me mira.
—Buenas tardes jovencito ¿que se te ofrece?
—Yo vengo a visitar a Daniela Müller.

Al escuchar el nombre de Dan. Me observa con más atención y me examina sin nada de discresión en cambio yo soy más educado y la examino con cuidado.
Se parece mucho a Harry Müller, y entonces viene a mi memoria Cassidie. La hermana gemela de Harry Müller y tía de sus hijos.

—Debes de ser Bill Kaulitz. Pasa Daniela esta en su habitación con Israel.
—Gracias pero yo no soy Bill.
—¿Entonces quien eres?
—Yo soy...—y antes de que pudiera contestar Harry Müller lo hace por mi.
—Tom Kaulitz ¿que haces aquí?
—Yo necesito verla...
—No puedo creer que te atrevieras a venir.
—Ella significa mucho. Usted lo sabe, si no fuera de esa forma, no estaría aquí. Y no me ire de aquí, no sin antes verla.

Harry se sobo las sienes exasperado y suspiro resiganado.

—Cassie busca a Dana y que me lleve un cafè a mi despacho. Tú sigueme.

Camine detras de Harry Müllee hasga llegar a la habitación de Daniela que esta entre abierta.

—No hagas sufrir mâs a mi princesa.

Me deja ahí y pienso en lo que le diré antes de entrar.
Pero como nada viene a mi mente entro a la ha habitación nervioso y observo a Israel sentado en la cama y el me mira a mi.

—¿Que haces aqui?
—Tú padre me dejo entrar. Así que si no es mucha molestia, dejame solo con tu hermana.
—Ni loco.
—Israel—escuche la voz de Harry detras de mi, Israel miro por encima de mi hombro y se puso de piê.
—No te vallas, Israel—. Murmuro aun dormida.
—No tardo, bonita—le dijo a su hermana. Y camino hacia mi—,ella aun esta confundida. No te aproveches de eso.

Salió de la habitación y dejo entrė abierta y bajo las escaleras. Yo acerqué una silla que había en la habitación.

—Dani—busque su mano entre las sàbanas y la envolbí con la mía, ella se movio un poco en la cama respirando con tranquilidad—, No se que decir. De verdad que siento mucho todo esto y aunque tú padre ya no dejara que me acerque a ti. Estaba bien porque yo siempre te voy a querer.

La miré dormir y se veía tan tranquila que me hacia sentir en paz; pero igual ne sentía tonto y estupido, comprendía que nunca màs le podría decor todo lo que sentía porque no estaba dispuesto a quedarme cerca de ella. No porque yo lo quiciera de esa forma. Era más bien porque era lo mejor, para ella, para mi y para todos.

Así que aun lado del buro coloque los girasoles que había llevado y me dirigí a la puerta.

—Tom—quedé paralizado cuando escuché la voz de Dani—,Tom—volvió decir. Giré mi cuerpo y me encontré con sus ojos mirandome.
—Dan, yo...vine a verte. Pero creó que fué una mala idea.
—Si, fué mala idea ¿como entraste? —Tú padre me dejo pasar. Yo solo quería decirte que...
—¿Lo sientes?—asentí y baje mi vista al suelo.
—Ya no importa, de todas formas ya estoy bien.
—¿Porque lo hiciste? Fue muy estupido. Lo hiciste por...
—No, no lo hice por ti—dijo secando sus lagrimas y me acerque más a ella.
—¿Entonses porque lo hiciste?
—No sé es díficil de explicar.

Me senté a un lado de la cama y ella me miro.

—Creó que no deberiamos vernos más Tom—yo asentí mientras contenía las mil lagrimas que no había podido derramar.
—Yo igual pienso lo mismo; creó que será lo mejor.  Aunque será díficil. Aunque no lo creeas te amo y quiero que estes bien.
—Sera díficil. Tom.
—No te preocuopes yo te prometo que no me volvere a cruzar en tu camino. Yo dejaré que tu vivas tu vida.

Me observo sin contener sus lagrimas y suspiro.

—Gracias Tom.

Me incorpore y me acerque a ella, despues me incline un poco y deje un beso en su frente.

—Adios Müller—Entonces salí de su habitación para irme de ahí con un nudo ardiendo y quemando mi garganta.

Cuandl bajé a la sala, ahí estaba su padre y su hermano. Iker y Logan y su tia Cassidy.
No dijerón nada y solo salí de la casa. Déspues de subirme al coche y ponerlo en marcha sentí un enorme vacío que estaba seguro nunca iba a poder llenar. No sin ella.




noviembre 03, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño.

Alguna vez te preguntaste si las estrellas brillan por ti?
Flota, como lo hacen las hojas de otoño,
Ahora calla.
Cierra las ojos antes de dormir,
Y estas muy lejos, y ayer estuviste aquí conmigo.-
Autum leaves- Ed sheraan.






11. Consecuencias



Me había estado sintiendo mal toda la semana, había subido ligeramente de peso y aunque mi apetito igual aumentaba. Yo no comía y me mataba de hambre lo más que podía y por consecuencia me había debilitado mucho que me daban ciertos mareos y ganas de vomitar cuando olía ciertos alimentos.

Había pasado unas tres semanas desde que iba a la universidad y desde que vi a Tom aproximadamente un mes o talvez más. Yo sentía que habían pasado años.
Talvez esa era la razón de mi cambió de ánimo constantes últimamente peleaba mucho con mi hermano y con todo el mundo. Me sentía muy solo y el echó de que Israel me renplasara por otra chica me había dolido como nunca imagine.

—Buenas tardes—Saludé a mi padre cuando entré a la casa.
—Hola princesa.

Iker trabajaba en la sala con mi papá, yo guarde mis llaves en mi bolsa y subí las escaleras hasta mi habitación. Israel muy seguramente estaba encerrado componiendo la melodía de alguna nueva canción. Cuándo cruce enfrente de su habitación la música me tomó por sorpresa pero aunque sonará relajente entré a mi habitación.
La música de Israel se prolongó hasta el anocher acompañando mi soledad mientras terminaba las tareas y miraba el techo de mi habitación. Y entonces cuando me caí en cuenta de que estaba Solá en casa, salí de la habitación para estar segura, primero busqué en la sala y después en la cocina y entre el despacho de papá en dónde encontré una nota.

"Tuve que salir urgentemente por una junta de trabajó, no pelees con tú hermano (a).

Los quiere; papá.

Miré las el pedazo de hoja por más tiempo del necesario y suspire resignada. Regresé a mi habitación y me encontré con el silencio frío de la casa, mire la puerta de la habitación de Israel. Tenía colgado un pequeño avisó que decía "peligro, no pasar"

Suspire y toque la puerta, quería y.necesitaba hablar con él. Ya no podía seguir molesta con él aunque él me odiara por abandonar la banda.

—Israel, quiero hablar contigo—volví a tocar sujetando ahora la perilla y cuando lo hice me di cuenta que estaba abierta. Abrí más la puerta y entre.

Miré la habitación vacía y encendí las luz, había un tiradero tremendo de ropa y bolsas de golosinas, al parecer él tampoco estaba, caminé y me senté en la cama observé él desorden y me dejé caer en la cama. Cerré mis ojos y permanecí así por unos prolongados minutos.
Después miré el buró y encontré una pequeña cajita de vidrio y un pequeño cuaderno en dónde hacia apuntes cada vez que se les ocurría alguna letra para futuras canciones. Cuando la abrí en la pasta había una fotografía de la banda completa, era reciente después del show de Francia. Sonreí al recordarlo y continúe pasando las hojas del cuaderno. Un escrito me llamo mucho la atención, el título estaba escrito con tinta verde y el cuerpo con morado.

¿Por que Dani es mi persona favorita?

Es muy difícil explicar el motivo, que incluso es más de uno el motivó por el cual es mi persona favorita. Pero empecemos por lo obvio; porque es mi hermana gemela y aunque sea siete minutos mayor, se que ella es como la más pequeña y aunque siempre tengo que cuidarla, no me pesa porque ella es frágil y bonita y porque una parte de mí vivirá siempre con ella; no podría decir todos los motivos por la que la quiero, porque nunca acabaria.

Miré la hoja y sentí húmedos mis ojos, miré por más tiempo las hoja y regresé el cuaderno a su lugar. Regresé a mi habitación y permanecí sentada por mucho tiempo, entré al baño y me miré por un prolongado rato mi reflejo, y dejé qué el agua llenará la tina del baño, abrí las gaveta del baño y busqué mis pastillas para la ansiedad. Porque comenzaba a sentirme intranquila y ansiosa.

Miré el franquito amarillo, en el frente tenía un pequeño papel blanco en dónde tenía las indicaciones;

Para la ansiedad.
Daniela Müller
Paciente: 4910
Dosis: Una pastilla al día.

Suspire y abrí el frasquito, solo quedaban cuatro y me atreví a ignorar la dosis cuando ingeri las cuatro de una vez. Miré nuevamente el interior de la gaveta y me encontré con un frasquito similar pero estas eran de pastillas para dormir, tenían los mismos datos y lo miré y sin pensarlo engulli una a una las veinticinco pastillas que habían.
Me desnude y até mi cabello, después me sumergi en el agua tibia de la tina y permanecí ahí mirando mi pedicura recién echa esperando a que las pastillas hicieran efecto,  pero pasaron varios minutos y nada paso. Busqué mi celular y me dirigí a mis contactos, presione el nombre de mi hermano y suspire cuando el tono de llamada retumbo en mis tímpanos.

—Daniela—dijo fastidiado.
—¿Si te dijera que eres el mejor hermano, me perdonaría por abandonar la banda?
—No lo creó.
—Pues entonces te lo diré de todos modos porque lo eres, y siempre fuiste el mejor.
—¿Estas llorando?—pregunto casi al mismo tiempo que deje escapar un sollozo largo y lastimero—¿En dónde estás?
—En la tina de mi baño.
—¿Pasa algo?
—No, nada importante solo quería que supieras que te quiero mucho. Antes de que sea tarde.
—¿Tarde?  ¿Para qué?—preguntó ahora preocupado.
—Tarde—afirme—Solo tardé.

Permaneció callado y escuché su respiración pesada por el auricular, escuché que caminaba y después escuché su voz lejana.

—Chris llama a emergencias y que manden una ambulancia a mi casa. Tengo un mal presentimiento—y entonces me habló otra vez a mi—Dani por favor dime que pasa.
—Me las tomé todas—contesté ahora sintiendo una fuerte punzada en mi área abdominal.
—No—contestó con exasperación, entendiendo el mensaje—No te preocupes iré a casa, ya voy pero por favor no te duermas ¡No me hagas esto Dan! No otra vez no.

Corté la llamada  y permanecí adentró de la tina. Mirando al techo que se veía borroso y me incorporé como pude. Caminé como pude hasta la gaveta y me enrolle en una toalla blanca, después busqué en la gaveta un repuesto de Gillette y miré el filo que brilló como un pequeño destello de plata y caminé afuera del cuarto del baño lentamente y me senté en la cama. Volví a mirarlo y sin pensarlo más lo deslize sobre mi ante brazo izquierdo y hasta mi muñeca. Suspire y ahora me sentí peor más mareada y con más sueño. Escuché la voz de Israel apenas puso un pié dentro de la casa y sus pasos rápidos y fuertes subiendo las escaleras de dos en dos, hasta llegar al corredor. Me incorporé y traté sin éxito caminar a la puerta. Solo pude dar dos pasos y entonces mi vista se nublo por completó y lo último que vi fue la expresión de susto y desesperación de mi hermano. Mientras mi cuerpo se hacía más ligero y caí como una hoja muerta en otoño hasta el frío suelo de la habitación.

Entre mi sueño sentí los brazos de Israel aferrandose con fuerza a mi cuerpo que ya no respondía mientras se iba debilitando un poco más con cada minuto que pasaba.
Escuché las voces de los paramédicos que luchaban con Israel para que mi hermano soltara mi cuerpo y ellos procedieran a intentar salvar mi vida la cual no tenía intención de revivir.

Escuché la voz de mi padre algunos minutos después y sentí como si flotara. Abrí mi ojos con la poca fuerza que me quedaba y contemple el techo blanco de la ambulancia, sentí frío y mis ojos pesados cerrándose poco a poco y antes de cerrarlos por completó pude mirar por última vez los ojos grises de mi igual, la perfecta piel blanca que hacía contraste y su expresión totalmente débil y muerta de Israel. Me vi en él.
Entonces no supe más. Dejé de escuchar y sentir todo aquél peso que había sentido, meses atrás. Todo se había disminuido a la mirada triste de mi hermano.
¿Morí?  no lo sabía  , pero mi mente quería que así fuera.



Nota: Hola, hace mucho tiempo que no les saludaban, con esta noticia que este es el penúltimo capítulo el siguiente es el último y faltaría el epílogo. De mi otra historia aún no término el capítulo. Esperó tenerlo pronto. Muchas Gracias por leer :)