mayo 30, 2016 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.


42. Media noche. 


-Shaid deja de mirarme, siento tu mirada apuñalar mi espalda.
-Lo siento má, es solo que estoy confundido.
-¿Porque?
-Te estas portando raro.
-No es nada.

Permaneció en silenció, mientras yo me movía por la cocina preparando la cena.

-¿Es por Tom?
-Te recuerdo que Tom es tu padre.
-Si pero a él no le importa que lo hablé por su nombre.
-Pues a mi si.
-A ti te digo mamá.
-A mi si me molesta que te dirijas a tu papá por su nombre.

Volvió a guardar silenció, tal vez pensando en su respuesta pero yo sabía que no diría más. Había centrado su atención en la madera de la mesa y finjia que no me miraba.

-Bueno la cena esta lista-,le dije mientras asentaba la taza con la sopa.
-Gracias mamá.
-De nada.
-¿Te puedo pedir un favor?
-Dime que puedo hacer por ti.
-Quiero que le hables a papá y le preguntés si va a traer a Nieve.
-Claro.

Lo dejé solo en el comedor y me dirigí a la sala, me senté en el sofá y me quedé ahí un buen rato sin hacer nada.

-Mamá tienes que hablarle a papá ¿recuerdas?
-Si-,contesté en voz muy alta para que me escuchara.

Mire unos segundos más mi celular y cuando estaba por presionar el botón de llamar. Alguién todo el timbre dos veces; me levante y caminé con pereza.

-Tom
-Arumi
-Nieve-dijo Shaid mientras se acercaba y nieve igual se acercaba a él agitando la cola con desesperación. Comenzó a olfatearlo deteniéndose especialmente en su brazo herido y luego procedió a lamer su rostro y sus manls, chillando con dolor-,estoy bien-le aseguró Shaid mientras acariciaba sus orejas con la mano buena.
-Aquí esta la correa. Y sus cosas de nieve.

Normalmente ella nunca necesitaba de eso porque era un perro muy educado y Siempre obedecía. Y bueno seguía siendo de ambos, así que igual iba de visita con Tom. Aunque alejarla de Shaid iba a ser imposible ella estaba incluida porsupuesto.

Shaid pidió estar con su papá un rato más y yo no podía negarme a nada que el me pidiara así que me retiré a mi habitación.

Y permanecí ahí hasta que Shaid fué a verme.

-Mi papá ya se va.
-Despídete de él.

Ambos regresamos a la sala y Tom ya se encontraba de pié.

-Es hora de irme,-asentí mientras me acercaba-te veo después hijo.
-Yo no quiero que te vayas, esta lloviendo muy fuerte.
-Precisamente por eso.
-No, te preocupes por mi.

Después de que se despidiera de Shaid, el subió a su habitación y yo caminé con Tom hasta la puerta.

-Antes de irme, Arumi quiero pedirte perdón tienes razón fué culpa mía.
-No te disculpes, tu mismo lo dijiste es un niño.
-Pero debí tener más cuidado.
-Si, eso es verdad pero por ahora solo hay que cuidarlo más.

Al asintió y se dió la vuelta para irse.

-Tom, deberías quedarte la lluvia esta muy fuerte. No podras ver nada-se giró sorprendido y me examinó.
-No creó que sea una buena idea. Buenas noches Arumi,-dijo cuando salió a la lluvia y me miro sonriendo-Gracias de todos modos.

Asentí y cerré la puerta cuándo el estuvo dentro de su automóvil.
Permanecí de pié recordando lo que había dicho y porque lo había dicho. Me sentí estúpida pero de verdad quería que se quedará no que se quedará conmigo pero talvez con él en la casa me hubiera ayudado a sentirme completa.

Camine medió metro, cuando el timbre volvió a sonar. Me pareció extraño así que observé por la mirilla y era Tom. Respiré profundo y abrí la puerta.

-¿Si?
-La batería de mi vehículo esta baja, ¿me pasarías algo?
-Pero esta...
-SI, lo sé esta lloviendo y es peligroso ¿aun sigue tu propuesta en pie?-asentí y me hice a un lado para que pasará.
-Te taere algo de ropa seca.

Camine a la habitación la que alguna vez compartí con Tom y busqué en el armario. Una buena parte de su ropa se había quedado aquí y después de firmar el divorció nunca lo vino a buscar y yo tampoco se la envíe. No se porque, quizá la precensia de su ropa ahime hacia guardar una pequeña chispa de esperanza de que aún quedaba algo, pero no. No había quedado nada. Él nunca regreso y tampoco volvió a insistir.

Regresé a la sala y se la entregue. El pareció sorprendido.

-Pensé que ya no existía.
-Bueno es tuya y aún sigo esperando que la vengas a buscar, porque hay más de esos aquí.
-Talvez uno de estos días, ire a decirle a Shaid y me quedaré en la habitación de invitados.

Asentí y supuse que no tendría problemas, al buscar las cosas. Después de todo esta igual era su casa y sabía en donde podía encontrar cada cosa.

Regrese a mi habitación con una taza de té de menta y apaga las luces de todos lados, en mi habitación dejé la lámpara encendida y me acomode en la cama para dormir.
Pero no pude, toda la noche no pude dormir ni siquiera unos minutos. Escuché la lluvia toda la noche.

A las cinco de la mañana seguía despierta mientras, sentada en la cama mirando el armario con las puertas abiertas de par en par.

-Arumi,-escuché la voz de Tom y me sobresalté.
-Tom.
-Yo, ya me voy. Ya pase corriente a mi coche y ah dejado de llover.
-Si, esta bién.

Conteste sin dejar de mirar el armario.

-Yo enviaré a alguien a buscar todo eso. Supongo que te hace falta el espacio.
-No en realidad no me molesta.
-¿Porque nunca lo mandaste?
-No sé, pensé que tal vez tu ibas a regresar.

Ni siquiera me había dado cuenta, en que momento había salido de mi boca, sólo lo había pasando. Tom permaneció en silenció.

-¿Tú querías que regresara?

Miré a verlo sin darle importancia, perp tal vez se veía en mi cara; se acercó a mi y sd sentó a mi lado hacíendo que el colchón se undiera. Y se quedó observando el armario medió vacío.

-¿Tú me amas?-me preguntó-¿Me amas?-miré a verlo, y asentí.

Él sonrió y se acercó más, a mi. Ahora mirando el suelo sin decir nada. Solo se movió un poco para abrazarme y yo dejé que lo hiciera. Porque lo necesitaba.

-Lo sabía. Tú me quieres otra vez-lo miré un poco molesta y negué.
-Nunca deje de amarte para empezar.

Me acercó más a él y sonrió aún más, beso mi frente y siguió en silenció. Y yo sentía muchas cosas que hacía tiempo no sentía; Y quería decirle más cosas pero de mi boca nada salía.

-Di algo-,dijo desesperado, me miró pero yo no podía decir nada. Así que volví a negar y el suspiró.

Soltó su agarré y entonces tome su rostro y lo besé, fué lo mejor que podía hacer. No podía decir nada porque no sabía cómo empezar pero sabía que sentiría lo mismo que yo. Sonrió y acarició mi cabello cuando me miró otra vez; lo abracé y el a mi sin decir nada.

Después de algún tiempo otrs vez me sentía completa.

-Será mejor que duermas, no has dormido en toda la noche.
-No creó que pueda levantarme para llevarlo a la escuela.
-Tranquila, no creó que él se levanté tampoco. Aún seguía a dolorido.

Se acercó a la cama y después de que me acostará me acomodó las almohadas y las sábanas. Me sonrió y beso mi frente, luego entrelazó su mano con la mía.

-Hablaremos por la noche, descansa.

Asentí y el sé fue cuando el sueño comenzaba a invadirme.
Tuve muchos sueños, unos buenos y otros malos, las últimas palabras de Tom aún sonaban en mi cabeza, aunque no estaba de todo segura de que significaba y tampoco me importa tan a ahora mismo, solo me sentía muy cansada por todas esas noches que no había dormido bien.

Cuando desperté, sentí un aroma agradable que se esparcía por la habitación.
Mire a la ventana y el día seguía gris, la lluvia se había calmado un poco pero no podía decir que hora era con sólo mirar el cielo. Así que me levante de la cama y camine hacía la sala y de ahí a la cocina.

-¿Simone?
-Ah, hola Arumi. Tom me llamó hace unas horas me dijo que le llamaste y le dijiste que te sentías enferma. Esperó que no te molestes que éste aquí. Shaid despertó hace unas horas.
-No claro que no me molesta. Gracias por venir ¿que hora es?
-Es medio día, pero no te preocupés Shaid ya desayuno y falta poco para que este la comida. Supongo que debés de tener hambre.
-Si, pero ¿dónde esta Tom?
-Él vendrá a buscarme en unas horas.

Asentí cuando me dijo que me sentará y ke sentí más confundida.
De cualquier forma si Tom iba a venir tenía que pensar que decirle y ahora eso me preocupaba.

1 Estrellas:

Jennifer dijo...

Yo quiero q esten juntos! *.*
Siguelaaaa!

Publicar un comentario